Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 14 Marzo, 2014

¿Se le descompuso el ajedrez a Óscar Ramírez?
La cadena de malos resultados que incluye como “torta mayor” el empate en casa con Árabe Unido, da espacio de sobra para analizar lo conveniente o no de tener ahora eso que llaman un equipo alternativo.
Para ir directamente al grano, se puede comentar y darlo como argumento válido, que las ocasiones de gol que desaprovecharon jugadores que han perdido continuidad, ritmo y titularidad en la Liga, como Álvaro Sánchez, Kenneth García, Johan Venegas, Jonathán MacDonald, Allen Guevara, Alejandro Alpízar y otros, se debe a eso de jugar solo “ratitos”.
Entrar al terreno de juego cuando faltan 15 minutos a “guerrear” el resultado adverso, parece que no les está haciendo bien a jugadores de primer nivel local, relegados ahora a un segundo plano.
Las ocasiones de gol que dejaron escapar “Coco” García en Limón y Álvaro Sánchez frente a los canaleros, se pueden derivar de la falta de confianza que les entra a los futbolistas cuando pierden protagonismo.
Un jugador de nivel técnico alto como Sánchez, que en partidos de la campaña pasada entraba de cambio y le daba vuelta a la tortilla, no puede estar repitiendo este milagro si le cortan su ritmo de juego.
Repasen el naufragio de Elías Palma en Limón.
Quien fuera el jugador más regular del Alajuelense en el Verano anterior, pasó al archivo y ahora que le dieron la titularidad después de muchos juegos en la gaveta, enseñó una falta de confianza y una vulnerabilidad que solo dan los bancos de la reserva, por más lujosos que se vistan.
Es muy “jodido” estar en un equipo así: claro que pagan bien y al día y que hay lujos y viajes que en clubes pequeños ni se sueñan, pero no creemos que a Camilo Aguirre le haga mucha gracia lo que le está sucediendo en la Liga, a Jorge Davis surgir un par de juegos y después el destierro, en fin, que la mezcla de 22 o 24 futbolistas que su técnico dice que son titulares todos, a la hora de la verdad no funciona.
El Real Madrid empezó a carburar, a ganar y a convencer, cuando Carlo Ancelotti halló su equipo titular; salvo la presión de tener que alinear a Iker Casillas en la Champions, las otras diez posiciones están claramente definidas y “Carletto” mandó a la basura a su equipo alternativo.
La Liga debe tener un equipo titular, estelar para todas las competencias y el que se canse, que se dedique a oficinista y así sale a las cuatro a dormir.

[email protected]