Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 11 Enero, 2014

El Mundial de Brasil está a la vuelta de la esquina y las pocas plazas disponibles en la Selección Nacional se empiezan a disputar a partir de esta semana.
Jorge Luis Pinto utilizará su verbo preferido y empezará a MIRAR.
Arranca el torneo de verano y decenas de futbolistas lo inician con la ilusión de que el técnico colombiano los MIRE para ver si acaso, los llama.
Salvo lesiones o imprevistos como es la actual situación casi caótica del capitán de la Tricolor, Bryan Ruiz, que pasó de la azotea de su club al sótano en cuestión de cinco o seis jornadas, lo que lo obliga a buscar otras vitrinas donde mostrarse, estamos claros de que el cuerpo técnico de la Tricolor tiene ya un grupo base, sólido y numeroso para formar la nómina mundialista.
Futbolistas como Keylor Navas, Patrick Pemberton, Cristian Gamboa, Giancarlo González, Johnny Acosta, Michael Umaña, Bryan Oviedo, Yelstin Tejeda, José Miguel Cubero, Bryan Ruiz, Cristian Bolaños, Celso Borges, Joel Campbell, Randall Brenes y Álvaro Saborío parecen tener el boleto a Brasil amarrado.
Estamos hablando de 14 o 15 jugadores.
Otro grupo ha tenido presencia en las nóminas del colombiano, casos de Leonel Moreira, Carlos Johnson, José Salvatierra, Roy Miller, Óscar Duarte, Junior Díaz, Michael Barrantes, Óscar Esteban Granados, Rodney Wallace, Kenny Cunninghan, Jairo Arrieta, Víctor Núñez y unos más, que podrán estar más cerca de completar la nómina mundialista.
Otro pequeño grupo que jugó la UNCAF y otro que ha estado en los microciclos del estratega suramericano son candidatos: Esteban Alvarado, Pablo Herrera, Diego Madrigal, Diego Estrada, Yosimar Arias, Pablo Salazar, Eduardo Valverde, Paolo Jiménez, Luis Miguel Valle, Osvaldo Rodríguez, Néstor Monge, Jonathan McDonald, Marco Ureña, Cristian Lagos, etc.
Y otros que sin haber sido citados ni un solo minuto por don Jorge Luis, saben que el Torneo de Verano representa la última oportunidad de convertirse en mundialistas y que para lograrlo, hay que jugar muy bien al fútbol.
Si sumamos esta necesidad individual de lucirse para que Jorge Luis Pinto los MIRE y eventualmente los llame, con la obligación que tienen los “casi seguros” de mantener su nivel para que no los bajen del avión, da como consecuencia lógica y desde luego que nos enfocamos en los futbolistas que juegan en el país, la posibilidad real de tener un campeonato hermoso y competitivo, generoso con el espectáculo para beneplácito de los espectadores.

[email protected]