Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 24 Diciembre, 2013

Lo sentimos pero tenemos que lanzarnos flores.
La Nota de Tano acertó en pleno los vaticinios escritos previos a la temporada.
Pronosticamos que Alajuelense sería el campeón.
Adelantamos que las semifinales las jugarían Herediano con Cartaginés, victoria del Team y el clásico con triunfo manudo.
La final la ganaba la Liga.
¡Aplausos!
Después del juego de ida que empataron cero a cero manudos y florenses, dos aficionados nos escribieron quejándose de un par de cosas: que el Machillo era un bostezo planificando los partidos, con sistemas que no aportaban nada al espectáculo y que mucho de eso, era responsabilidad de la prensa deportiva que alababa y respaldaba las estrategias del técnico manudo.
Publicamos en esta Nota las quejas y tratamos de explicarles nuestra posición.
Un punto fundamental era que los partidos del Alajuelense había que analizarlos uno por uno y si habíamos criticado y cuestionado la planificación y estrategia ordenaba por Ramírez para el juego de ida en Alajuela, con aquel espantoso 0-0 y nada de fútbol, había que respaldar el trabajo táctico en el Estadio Azteca contra el América.
Se respaldó al Macho en México; se le cuestionó en el Morera Soto y de una vez lanzamos la interrogante: ¿qué hacemos o qué escribimos los periodistas deportivos si el Alajuelense se corona campeón en el Rosabal Cordero, con una estrategia similar a la utilizada en el Morera Soto?
¿Le pedimos a la dirigencia rojinegra que eche al entrenador que lo hizo campeón, porque el equipo no juega bonito?
Dicho y hecho.
Al mejor estilo del Macho Ramírez, el Alajuelense aplicó una telaraña táctica que envolvió y atrapó en sus finas redes el talento de los jugadores florenses y el equipo arrollador, envolvente y goleador que arrasaba en su estadio, quedó atrapado como el moscón de la canción escolar.
¿La recuerdan?
“Teje, teje, la arañita, teje, teje sin parar, mira atenta mi hermanita que a tejer aprenderás...etc.”.
Resulta absolutamente imposible, ilógico, injusto e inapropiado restarle méritos a la estrategia que ordenó Óscar Ramírez para hacer campeón al Alajuelense.
El fue el gestor, el mentor, el creador y la pieza fundamental de la conquista. Es deber y obligación de la prensa deportiva reconocerlo, que es lo que se ha hecho. Unánimemente el periodismo deportivo criollo reconoce que el título 29 tiene nombre y apellido: Óscar Ramírez.

[email protected]