Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 23 Octubre, 2013

Hoy se inicia la Serie Mundial.
Si bien es cierto no la van a jugar los Yanquis de Nueva York, el equipo mimado, ni tampoco entran a escena novenas con miles de seguidores costarricenses como Dodgers y Cachorros, el hecho de que esté presente el acérrimo rival de los Mulos, los Medias Rojas de Boston, le da al evento un morbo especial, dado que los yanquistas van todos con los Cardenales de San Luis, el rival de los bostonianos en el Clásico de Otoño.


Después de los Bombarderos del Bronx, son los Cardenales la franquicia con más series mundiales ganadas y precisamente esta noche, los Pájaros Rojos abren el clásico de octubre con los Medias Rojas en el viejo e histórico Fenway Park.
El cardenal, ese dulce pajarito de un rojo intenso cercano al fuego, viaja a poner su cabeza en el patíbulo de los traileros bostonianos, esos jugadores barbudos, fuertes y rapados, que más asemejan a leñadores canadienses que a deportistas de alto rendimiento.
En los previos del evento, ningún analista del béisbol de Grandes Ligas se atrevió a señalar un favorito, en mucho porque se van a enfrentar por primera vez en 14 años, los dos mejores equipos según los números de cada Liga, los dos con 97 victorias amarradas en la temporada regular.
En ese sentido, lo que estamos a punto de presenciar a partir de este miércoles en Fenway Park, es como un regreso al pasado
En la Serie Mundial de 2004, Boston barrió a San Luis en cuatro juegos; dados estos sucesos muchos consideran que esta Serie Mundial reúne visos de revancha para los Pájaros Rojos, pero eso está lejos de ser legítimo.
El dominicano David Ortiz es el último eslabón que queda de aquella banda de “idiotas” de Boston y el puertorriqueño Yadier Molina, en ese entonces un novato y receptor reserva del ahora “manager” Mike Matheny, es el único vigente de aquella escuadra de San Luis.
Incluso, si usted desea ligar a estos dos equipos a su más reciente éxito en Serie Mundial, quienes repiten son minoría.
Ortiz, Dustin Pedroia, Jacobo Ellsbury y Jon Lester son los únicos peloteros de Boston que quedan de aquel roster de Boston que lo ganó todo en 2007.
Y, aunque los Cardenales también lo ganaron todo hace un par de octubres, ahora cuentan con 19 jugadores diferentes en su nómina. Solo quedan Molina, David Freese, Matt Holliday, Daniel Descalso, Jon Jay y Lance Lynn.
¿Qué nos dice esto?
Que estos dos clubes se reorganizaron como pocos.

[email protected]