Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 11 Octubre, 2013

Con la clasificación amarrada es difícil escribir un comentario de cómo puede jugar hoy la Selección Nacional frente a Honduras, obligada a hacer el gasto.
Si Costa Rica hubiera estado urgida de puntaje, digamos que requería sacar mínimo un empate en San Pedro Sula, se hubiera hecho más sencillo proyectar un posible planteamiento táctico de Jorge Luis Pinto, como sucedió cuando sacó aquel gigantesco 0-0 en tierras catrachas en partido táctico memorable, pero con el boleto a Brasil en mano, sinceramente no creemos que la Tricolor se vaya a lanzar desaforadamente al ataque, sino que va a jugar a la espera de lo que presente el adversario.


Para Honduras va a resultar un juego bien complicado, no solo por la propia presión que arrastra la confrontación en la que los anfitriones deben sacar puntos que lo instalen en el Mundial, sino porque los ticos, que son jugadores muy técnicos, al presentarse con cero presión en sus mentes pueden soltarse y poner a los locales contra la pared.
Nos han agradado mucho las manifestaciones de los seleccionados en el sentido de que no van a regalar nada en los partidos que le restan a la eliminatoria y llevan razón cuando agregan que a Costa Rica, en situaciones idénticas, nadie le ha regalado absolutamente nada.
La prueba más fehaciente fue el partidazo que se jugó Estados Unidos en Washington, cuando estando ya clasificado para Sudáfrica, le jugó a Costa Rica como si estuviera en disputa la Copa del Mundo y no aflojó medio centímetro de zacate, hasta que encontró el gol del empate en tiempo de reposición que envió a la Tricolor al repechaje con Uruguay.
No creemos que esta tarde los discípulos de Jorge Luis Pinto se vayan a “matar” en la cancha, como lo hizo Estados Unidos en aquella oportunidad, la temperatura en Sula no ayuda a una entrega total, pero tampoco los nacionales se van a limitar a mirar como juega Honduras y a dejarlos hacer lo que les venga en gana.
Tengo la impresión de que Costa Rica va a jugar apenas para el gasto y se va a mover los 90 minutos, de acuerdo con las exigencias del adversario, totalmente obligado a jugarse un partidazo y a esperar luego qué sucede con México en el Azteca ante Panamá.
Costa Rica no va a regalar nada, pero tampoco se va a suicidar físicamente en ese infierno, máxime que hay que cerrar con México dentro de muy pocos días.

[email protected]