Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 17 Septiembre, 2013

Nada mejor de cara al clásico del próximo domingo que los triunfos anoche de Saprissa y Alajuelense y además, que unidas las victorias, ubican a los dos grandes en la cima de la clasificación con 17 y 16 puntos respectivamente. Eso sí, con más juegos celebrados que el campeón Herediano, a la espera de acontecimientos.
Al Saprissa le costó vencer en Guápiles; de nuevo una genialidad de Diego Estrada con un gol de exquisita técnica le deparó a los morados el triunfo, tras dejar escapar algunas ocasiones de gol, luego de que Cristian Lagos les empatara el juego a su mejor estilo: de cabeza y en la nariz de Donny Grant.
Como lo analizamos ayer en esta Nota, el Santos se encuentra en etapa de horas bajas en su vuelo, sobre todo en cuanto a obtener buenos resultados. No juega mal el equipo pero no gana y era factible que el líder de la clasificación, podía aprovecharse de ese entorno gris en territorio guapileño para regresar a la capital con buena cosecha. Dicho y hecho.
Si la primera anotación del propio Estrada se dio con la complicidad del portero local Bryan Morales en pésima estirada, el segundo fue una pintura salida del pincel que este pequeño mediocampista carga en su zurda.
Saprissa mantuvo el invicto y la cima y ahora será anfitrión de un Alajuelense reanimado, reactivado, sólido y equilibrado que anoche hasta se dio el lujo de archivar su receta de ganar por la mínima y dio cuenta, caminando de un desorientado Cartaginés.
Óscar Ramírez parece haber encontrado una fórmula táctica que está dando positivos dividendos, algo similar a la Selección Nacional. Defensa reforzada con línea de tres y otros tres hombres de marca en la cintura: Valle, Ariel y García. Además una transición muy rápida y lo que fue letal anoche para los brumosos, servicios largos a la espalda de los centrales Flores y Villalobos. La Liga jugó a lo largo para buscar las fugas de Jerry Palacios, inspirado con un triplete, pero también supo bajar la pelota y tocarla, para formar asociaciones que provocaron un caos en la defensa azul. La combinación del 3-0 lo mostró.
Un Alajuelense tácticamente muy bien trabajado por Óscar Ramírez y un Saprissa al que hace rato se le olvidó perder y repleto de jugadores técnicos y bien manejados por Rónald González, se alistan para jugar un clásico que promete, dado que llega con los dos grandes en alto vuelo.

[email protected]