Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 23 Mayo, 2013

En los previos del primer partido de la final entre Cartaginés y Herediano comentamos que Javier Delgado podía poner a jugar a su equipo de dos maneras distintas: como lo hizo en la primera vuelta del campeonato, cuando los brumosos lucieron como un equipo arrollador, contundente, ofensivo y ganador, al punto de que se mantuvo invicto en diez partidos, o presentarlo como jugó los dos partidos con Saprissa, prudente, calculador y apuntado en este caso a la ventaja deportiva.
Después de un primer tiempo gris que terminó con ventaja florense 1-0, gol que nació de un error del portero brumoso Luis Torres y no de un acierto de la delantera visitante, en la segunda parte el Cartaginés se presentó precisamente como lo hizo en su amplia racha ganadora, incluso con mayores revoluciones.
Dijo Marvin Solano, técnico del Team, que los brumosos no presentaron ninguna variante táctica entre el primero y segundo tiempo y que los tres goles se debieron a una desconcentración o desorientación momentánea de sus pupilos.
Le damos la razón al estratega rojiamarillo en la primera parte de su razonamiento. Javier Delgado presentó el mismo equipo del primer tiempo y no se ordenaron variantes tácticas fundamentales, pero esa desconcentración de la que habla don Marvin, nace no de descuidos defensivos de sus discípulos, sino de la actitud y decisión del conjunto brumoso de darle un vuelco a la final. Se dispusieron a borrar al Herediano del mapa y lo lograron.
Entonces, de cara al juego de vuelta, de nuevo se le presentan al Cartaginés dos opciones, de varias desde luego.
Aferrarse ahora a la ventaja de dos goles y jugarle al Herediano 90 minutos como los 180 que le hizo al Saprissa, para sostener la ventaja y actuar reloj en mano, o siguiendo el famoso refrán táctico que no siempre es cierto, de que la mejor defensa es un buen ataque, írsele encima al Team en su propia casa para no darle tiempo, espacio ni oxígeno para que se “monte” ofensivamente.
Creemos que el Sheriff se va a apuntar a lo primero y sin enconcharse, porque no es su estilo, jugar prudentemente al resultado. Se está jugando el Cartaginés el partido más relevante de su historia en tres cuartos de siglo y si el Saprissa no pudo meterle un gol en dos partidos, van a intentar que al Herediano les suceda lo mismo, o mínimo, que solo anoten en una ocasión. Ahí estaría el título.

[email protected]