Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 8 Abril, 2013

Solamente una noche le duró al campeón Alajuelense el segundo lugar de la clasificación.
A las diez de la noche del pasado sábado alcanzó 25 puntos, después de derrotar en forma angustiosa a San Carlos por la mínima, 1-0, pero a las siete de la noche de ayer, los manudos habían regresado al quinto lugar, de donde arrancaron antes de presentarse ante los Toros.
Y esto es lo dramático del Torneo de Verano, un verdadero ascensor donde los equipos ingresan y suben y bajan con igual facilidad, eso sí, con el problema para los que bajan que se pueden quedar al margen de la fiesta de las semifinales.
Incluso, si todos suben y ninguno baja, desde luego que la situación se mantiene y fue esto lo que le sucedió precisamente al Alajuelense.
Ganó, subió al segundo lugar solo atrás del Cartaginés, pero ayer ganaron también Pérez Zeledón, Saprissa y Herediano, equipos a los que la Liga sobrepasó momentáneamente hasta que las cosas regresaron a su lugar de origen.
Los guerreros del sur están totalmente dispuestos a no permitir que uno de los cuatro grandes se meta en las semifinales, derrotaron a Carmelita y se afianzaron en el segundo lugar. Incluso, le recortaron la distancia al líder, Cartaginés a seis unidades.
Por ahora, los generaleños tienen fuera de combate a la Liga a los que esperan el próximo miércoles, dispuestos, por qué no, a darles cristiana sepultura. El equipo de Manolo Keosseian, que sigue irregular y poco convincente en el torneo, se juega la temporada en el Valle.
Pero también triunfó el Saprissa, el equipo que se hundió en una crisis mediática la semana pasada después de caer sucesivamente con Uruguay y Puntarenas. Los morados fueron noticia negativa por muchas horas, pero respondieron en el momento preciso y doblegaron al líder inobjetablemente en su propio patio, para despegarse de la Liga y acortar también la diferencia con los brumosos a seis puntos. ¡Ojo Cartaginés que se llena de sombras en la nuca!
Y también triunfó el Herediano en Limón para amarrar tres puntos que le permitieron sobrepasar a los erizos por una unidad y apropiarse de ese codiciado cuarto puesto.
De manera que, la única noticia buena para los campeones ayer domingo fue la derrota de Santos en Puntarenas, porque si los guapileños hubieran ganado, la Liga estaría hoy en el sexto lugar, un puesto con pasaporte de tragedia a seis fechas del final.

[email protected]