Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 7 Marzo, 2013

Sigamos con el análisis táctico del partido Manchester United y Real Madrid, para tratar de probar, como comentamos ayer, que los técnicos cotizados tipo Alex Ferguson también se apuntan a defender los resultados, sin arriesgar ni un centímetro de cancha.
Después de empatar 1-1 en Madrid, el estratega del Manchester planifica una estrategia conservadora telegrafiada al colega Mourinho con una señal clarísima: Wayne Rooney se queda en banca.
El Manchester, en su Catedral, va a jugar al 0-0; este resultado lo clasifica. Si por ahí se mete un gol, pues mejor.
¡Y, metieron el gol! Bueno, lo anotó Sergio Ramos en propia puerta, después de una torta del novato Varane.
Con una formación 4-5-1, solo Van Persie jugó en punta, mientras el veterano Giggs, uno de los mejores extremos izquierdos del mundo cuando se jugaba con delanteros de verdad, se ubicó como volante por la derecha para bloquear la salida de Coentrao; así el equipo anfitrión aguantó atrás, metió el gol y su portero De Gea pasó mínimos apuros.
Si nos adelantamos a lo sucedido después de que Real Madrid pasó adelante 2-1, cuando el Manchester se olvidó de sus ocupaciones defensivas y con diez hombres se volcó como fiera herida sobre el marco de Diego López, en procura de un par de goles que urgían para sobrevivir, nace la inquietud que se genera no solo en el fútbol inglés, italiano o español, sino también en el costarricense, específicamente con las estrategias tan cuestionadas de Jorge Luis Pinto en la Tricolor.
Bien pudo Alex Ferguson liquidar la serie yéndosele encima al Real Madrid desde el arranque del juego, aferrado al gol que metió en el Santiago Bernabéu. Todos vimos el trabajo extraordinario del portero merengue López, para evitar dos o tres goles de los diablos rojos, desesperados en ofensiva con la eliminatoria perdida.
¿Por qué esperar a tener el resultado en contra para ordenar los ataques? ¿Por qué Mourinho, después de darle vuelta al marcador y con un hombre más, en lugar de ir por el tercero, mete a Pepe y saca a Ozil?
La respuesta es muy simple y la escribimos ayer.
Porque así se juega ahora el fútbol en el mundo; es un deporte absolutamente resultadista y por eso defendemos a Pinto desde este espacio. Por ser un técnico muy resultadista confiamos en que sacará los resultados en la hexagonal para ir a Brasil. Ya lo que se haga en el Mundial, son otros cien pesos.

[email protected]