Logo La República

Sábado, 19 de septiembre de 2020



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 20 diciembre, 2012


Es bastante normal cuando se encuentran dos amigos, que uno le diga al otro: te tengo dos noticias, una buena y otra mala: ¿cuál querés escuchar primero?, y el otro responde casi siempre que le dé la mala primero, para luego compensar con la buena.
En el caso del partido entre Alajuelense y Herediano, a los seguidores del Team les podemos decir lo mismo: les tenemos dos noticias, una buena y otra mala. ¿Cuál desea escuchar primero?
La buena, dijeron los heredianos.
Aquí les va.
El Herediano está capacitado para meter un gol en cualquier momento del partido y solo necesitan ese para empatar la serie.
¿Cuál es la mala, entonces?
Que el Alajuelense también.
Desde que Odir Jacques se hizo cargo del Herediano, el cuadro rojiamarillo se presentó como un equipo muy ofensivo. Empujados de atrás por el equilibrio de José Miguel Cubero; el empuje de Esteban Ramírez y los filtros y tiros libres de José Carlos Cancela, el Mambo Núñez y la Flecha Barbosa celebraron muchos festejos en los cordeles de enfrente.
Luego se marcharon Cancela y Barbosa pero surgió la figura de ese novato imponente que es Elías Aguilar; se reactivó el talento de José Sánchez y Yendrick Ruiz con Ismael Gómez suplieron la ausencia de Núñez. Con Claudio Jara, el Herediano siguió jugando al ataque y cuando se prioriza la ofensiva, el gol llega en cualquier momento.
Ningún seguidor del campeonato debe tener la mínima duda de que el campeón puede enviar la pelota al fondo del marco de Pemberton en cualquier minuto del juego de vuelta, pero igual, el Alajuelense mete un gol en cuestión de segundos y si la Liga anota primero, la final se le pone contra las cuerdas a la visita.
Ahora, eso de meter un gol tiene sus bemoles y en esto tiene mucho que ver el minuto en que se anota.
Por ejemplo: el gol de Mauricio Núñez al Saprissa resultó lapidario porque cayó en el cierre del juego; quien lo recibe el tapete la noche del sábado.
Creemos que por la forma de dirigir de Oscar Ramírez, un gol tempranero de la Liga define el título; si lo mete Herediano temprano, la final se le complica al anfitrión precisamente por esa capacidad de los florenses para mover cordeles. Triunfando uno a cero y con 75 o 70 minutos de juego, el monarca puede convertirse en un enemigo letal.

[email protected]

 

NOTAS ANTERIORES







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.