Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 14 Enero, 2008

NOTA DE TANO


El primer bombazo a los pronósticos que anunciamos el fin de semana nos lo metió el Santos de Guápiles, que en un partido de seis puntos contra Carmelita lo derrotó sin apelaciones 2-0, jugando los discípulos de Ronald Mora buena parte del partido con un hombre menos.
Apenas en la jornada inicial del Clausura, los guapileños se alejan del Cartaginés cuatro puntos, se ponen a dos unidades de Puntarenas, superan a Liberia por tres puntos aunque con un juego más y se ubican solo un punto detrás de Pérez Zeledón.
Fácil de analizar que la victoria de Santos ayer tiene características doradas, máxime si la Universidad, otra de las oncenas involucradas en el descenso no puntúa cuando se complete la primera jornada.
En un campeonato corto como el que se desarrolla, los candidatos al descenso se pueden definir en muy pocas jornadas. Con un par de victorias en las próximas tres o cuatro fechas, Santos le dice adiós al descenso y manda rápidamente al cesto de la basura el vaticinio.
En nuestros pronósticos, que poco acertamos, dijimos que Santos sería el club que descendería a la segunda división; un vaticinio arriesgado si repasamos que la mayoría de comunicadores deportivos —y así lo publicaron en otros medios deportivos—, tienen en primer lugar a la UCR como el equipo que desciende y después al Cartaginés. Nadie dijo Santos, solo Tano, de manera que ese 2-0 ante los carmelos es un terremoto al vaticinio nuestro, pero de eso se trata: de arriesgar y de opinar.
Decimos esto, porque por ejemplo, a mi querido y respetado colega Hernán Morales, le preguntaron en Al Día que dijera cuál equipo va a ganar el Clausura y respondió: el título está entre Saprissa, Alajuelense y Herediano.
Así, hasta yo, como decía doña Nini.
Así no se vale y eso no es un pronóstico; se debe señalar un solo equipo y asumir las consecuencias del veredicto.
¿Por qué vaticiné que Santos descendía?
La respuesta, se debe reconocer, es injusta.
Puse a los guapileños en la segunda división porque no los conozco; me entienden; no los conozco. No asisto a sus entrenamientos y los veo jugar un par de veces por temporada.
En cambio, veo jugar mucho a Carmelita, a Cartaginés, a la UCR y como pretendo conocerlos y como se me hace más fácil analizarlos en sus puntos fuertes y débiles, asumo que son equipos más fuertes que Santos y me lanzo a ese vaticinio a ciegas que lógicamente lleva mayoritariamente al fracaso.
Pero, lo hacemos, lo publicamos, nos arriesgamos. Comprendemos que al cuerpo técnico de Santos y a sus seguidores no les hará gracia el pronóstico; quizá lo ignoren; talvez ni cuenta se dan de que se publicó o quizá los “pique”. Pero hubo opinión. Pobre del periodista que por comodidad, cálculo o por no molestar al amigo, no opina.

[email protected]