Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 1 Diciembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

Pérez Zeledón llegó puntual a la cita.
Ya ganó por ahí un Apertura; ya ha enfrentado en varias oportunidades al Alajuelense en series semifinales y finales; ya se ha acostumbrado a clasificarse a las fases decisivas de los campeonatos.
Johnny Chávez no ha claudicado y desde que sucedió a Carlos Restrepo como técnico de los guerreros del sur, en muy pocas ocasiones lo ha dejado en el camino. El cuadro azul y celeste del Valle de El General es protagonista y lo será de nuevo a partir de este fin de semana, como uno de los clasificados del Torneo de Invierno a la siguiente etapa. Otra vez su rival será la Liga, que llega de visita el sábado por la noche en medio de tormenta.
¿Recuerdan ustedes cuando Donny Grant era el portero titular de Pérez Zeledón y tercer arquero de la Selección Nacional?
De pronto emergió Dexter Lewis como titular en el cuadro guerrero y nadie lo volvió a apear; tanto es así que Donny tuvo que buscar un nuevo alero y viajó al Cartaginés, quedando Lewis como indiscutible, todavía hoy en el marco generaleño.
Su entendimiento con el líder y capitán del equipo, el defensor central Freddy Fernández es determinante; la mancuerna Dexter-Freddy es de peso y al lado del jerarca defensivo, se ha consolidado esta temporada un defensor que antes era uno más, y ahora es insustituible: nos referimos a Jessfy Valverde.
Estos tres hombres atrás, tienen una muralla en sus narices de pura calidad, los dos volantes de marca, Keylor Quesada y el recién llegado del Herediano, Cristian Badilla. Observen que Chávez tiene ahí un quinteto de lujo en retaguardia, que ha hecho olvidar con suma facilidad —lo que es meritorio—, las ausencias del “Machón” Madrigal y Geiner Segura.
Jóvenes carrileros de mucho futuro como el seleccionado preolímpico Juan Gabriel Guzmán, Diego Quesada, un futbolista de clase, y otro Quesada, Josué, acompañan al quinteto estelar.
Luego, Pérez Zeledón arranca en ofensiva con el talento de uno de sus mejores jugadores, el volante creativo Tirso Guío, presa de pretemporada de los clubes grandes del país, que desde luego no fue soltado por la dirigencia sureña. Guío cuenta con un buen suplente, el también talentoso Marco Hernández y además está el marginado, Wilmer “Pato” López. ¡Quién lo quisiera!
Y, en ataque, el cuerpo técnico tiene material de sobra y muy bueno empezando por uno de los goleadores del torneo, el argentino Diego País, el seleccionado sub23 Luis Stewart Pérez, el siempre efectivo “Búfalo” Bill González, el novel Juan Diego Monge, el también che Guillermo Cejas y les acaba de llegar Marvin Calvo, desaprovechado por Alajuelense.
Como ven, estamos ante una nómina de respeto, con elementos suficientes para formar una alineación de altos vuelos, contra la que tendrá que lidiar un rompecabezas de nombre Alajuelense.
¿Podrá Luis Diego Arnáez armarlo ante tan calificado rival?