Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 24 Septiembre, 2008

NOTA TANO


Alvaro Mesén en la portería.
Dos campeonatos mundiales y amplia y excelente trayectoria en Alajuelense, Herediano y Brujas.
Michael Umaña, capitán y defensor central. Titular en el Mundial de Alemania e indiscutible en las convocatorias a la Selección de Medford y Kenton.
Harold Wallace, el defensor derecho de mayor renombre en el fútbol costarricense en los últimos diez años. Mundialista, con una trayectoria impresionante en la Liga antes de cambiar de uniforme.
Pablo Chinchilla, para muchos el mejor defensor central de perfil izquierdo del país, con tres años de experiencia en el fútbol europeo.
Además, Allen Guevara seleccionado juvenil y Esteban Sirias, lateral de notable carrera en la Liga. Y Jahnny Flores, un recio defensor de muchísimos años en el balompié mayor, con Goicoechea y Brujas; y Pablo Salazar que viene del Cartaginés y Alajuelense.
Agréguele dos volantes de contención de peso: Max Sánchez y Willy Eras y todo esto le tendría que dar como lógica conclusión la formación de una de las mejores retaguardias del fútbol costarricense.
Pero, pero, pero…
Damos un vistazo a la tabla de posiciones y nos damos cuenta de que Liberia Mía, el equipo al que pertenecen todos estos renombrados jugadores, es el segundo más vencido del campeonato con 18 anotaciones permitidas, solo dos menos que Ramonense, que lidera ese negativo departamento con 20 perforaciones recibidas.
¡Qué les parece!
Con esa clase de equipo, Liberia Mía ha recibido un promedio de 2,25 goles por juego, demasiado alto si se toman en cuenta la calidad y el nombre de los jugadores que forman en su zona de retaguardia.
Todo lo contrario, Liberia Mía es el equipo más goleador del torneo; el más efectivo.
Sus 17 goles anotados superan en dos a Brujas que suma 15 y en tres al Saprissa que contabiliza 14, tres equipos del Grupo A, mientras que en el B, Herediano es el más efectivo con 13 anotaciones.
Arduo trabajo le espera al técnico liberiano, Alain Gay para buscar el equilibrio que urge en sus líneas, única forma de que la zona defensiva rinda con la misma efectividad que la ofensiva. Este (17-18) que marca el renglón de goleo de los guanacastecos es bien curioso y tendrá que ser mejorado en los predios de Alvaro Mesén, si pretende el millonario club de Mario Sotela meterse en la siguiente fase.
Cambiando de zona pero siempre dentro del campeonato, apoyar las palabras del técnico de San Carlos, Juan Carlos Arguedas, cuando reclama el trato que los periodistas deportivos normalmente damos a los clubes chicos cuando derrotan sin apelaciones a los grandes.
Lleva razón y bastaría con repasar titulares de los últimos años, cuando protesta por la forma en que se enfoca la noticia. ¡Pierde Saprissa en San Carlos! ¡Cayó la Liga en Ciudad Quesada! Pocas veces titulamos: ¡San Carlos golea al Saprissa! ¡San Carlos humilla a la Liga!, etc. etc.

[email protected]