Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 21 julio, 2008


NOTA TANO


¡Qué suerte la que ha tenido el destronado ex presidente del Comité Olímpico Nacional de que su sucesor interino sea un verdadero y completo caballero!
Cuando le preguntan por qué ha sido tan benevolente y poco crítico con la dictadura anterior, que hundió al olimpismo costarricense hasta el fondo del despeñadero, el nuevo jerarca del CON responde.
“No me interesa destruir el pasado: prefiero construir el presente”, le dijo Roberto Verdesia a nuestra compañera Karen Retana, en una entrevista que publicó LA REPUBLICA esta semana.
Y con esta forma de actuar y proceder desde todo punto de vista respetable, solo por cuenta gotas es que los costarricenses nos enteramos de algunos detalles del caos que encontró el nuevo grupo que dirige el olimpismo criollo en los gaveteros.
Cuentan que la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA), congeló unos fondos que le urgen a los atletas olímpicos nacionales –los mismos que aquél dijo amar y proteger- para terminar de cancelar los tiquetes aéreos, por la pésima presentación y la falta de comprobantes de unas liquidaciones del gobierno anterior.
Pululan los pagos por miles de miles de colones a miembros de la planilla de prensa adscrita a la dictadura, aquella que nos saturaba con decenas de boletines y derechos de respuesta que pretendían defender lo indefendible.
Recientemente la pluma valiente de Gustavo Jiménez, copropulsora de la caída del sempiterno jerarca anterior, informa de una situación que fue norma en el cuerpo dirigente que cayó en desgracia: la compra de favores y de votos a cambio de viajes.
Se “regaló” un viaje a Pekín a un joven familiar de uno de los dirigentes más leales al viejo poder decadente, asunto que fue norma en los 22 años de mandato.
Este fue un detalle vital para que la dictadura se sostuviera por tanto tiempo; regalar viajes, incluso a olimpiadas, a dirigentes y atletas afines al vitalicio presidente. La disciplina del tiro fue una de las más beneficiadas con este tipo de regalías. Basta repasar como el tiro, no siempre por méritos, fue representante titular del deporte nacional en las últimas olimpiadas.
Y esto de cambiar viajes por votos fue una constante de un largo mandato que solo así pudo sostenerse, lo que echa por la borda lo que quien lo presidió nunca se cansó de exhibir: los logros de su añeja gestión.
Cuando un gobierno deportivo da y exhibe logros, no tiene para sobrevivir que recurrir a los trueques.
En todo caso, la decencia del señor Verdesia, la educación de sus compañeros de directiva en el nuevo Comité Olímpico Nacional, casi todos ellos denigrados por el jerarca antecesor, que prefieren construir que destruir, salva de múltiples señalamientos al dirigente que por más de veinte años hizo del CON su feudo.

[email protected]