Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: Tácticamente, Horacio Esquivel se tragó a don Nicolás

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 27 febrero, 2018


Tácticamente, Horacio Esquivel se tragó a don Nicolás

Nicolás Dos Santos reconoce públicamente que no es director técnico y lo está demostrando con creces.
Ha tenido mala lectura de los juegos, en las derrotas seguidas de la Liga ante Grecia y Limón, equipos que triunfaron en los cierres de los partidos, aprovechando las falencias de un rival que no sabe reconstruirse.
Frente a los griegos, el juvenil defensa izquierdo Luis Díaz, despedazó la zona defensiva de los erizos las veces que le dio la gana.
No se le puso atención a este detalle del juego y al final, fue Díaz el que sirvió en bandeja a Keysher Fuller el gol del triunfo.
Ahora: yo le pregunto a cualquier analista de nuestro fútbol: ¿quién fue el centro delantero de Limón contra la Liga? No hay respuesta: porque no fue ninguno, pero a la vez fueron seis distintos y don Nicolás como que no se dio cuenta. Horacio Esquivel se lo comió.
Limón le entra al partido con una formación 1-4-6: Dexter en la puerta; Brown, Hernández, McLean y Bolaños como línea de cuatro y luego le planta seis hombres en la mitad del campo: Víctor Pérez, Alexánder Espinoza, Johnny Gordon, Greivin Méndez, Marvin Esquivel y Luis Pérez, que van tendiendo un cerco que les impide a los creativos manudos generar fútbol ofensivo y a la vez, les permite apoderarse de la mitad del campo y contrario al enemigo, catapultar ofensivas que fueron premiadas en el segundo tiempo.
Alajuelense metió su gol en “bola muerta”, tuvo un par de ocasiones más y pare de contar. Limón voló metralla sobre la portería de Adonis Pineda y lo obligó a atajadas espectaculares, con un bombardeo entre los minutos 30 y 38, impresionante. Era el preaviso de la derrota, pero en el banco manudo parece que no se enteraron de la información.
No se ordenaron movimientos para contener la avalancha.
Para la segunda parte, Horacio Esquivel saca dos hombres con tarjeta amarilla, fortalece la cintura con el novato Jefferson Brenes y el ataque con Keyder Bernard, la Liga desaparece del escenario y Limón con todo merecimiento le da vuelta al marcador.
Los goles locales fueron de penal y por pifia garrafal del novato Daniel Villegas, pero se hizo evidente y notorio, que tácticamente Limón fue muy superior a un Alajuelense errático, sin ideas y con las alas cortadas por el enemigo.
Ventaja también para los rivales del León, conocer anticipadamente los cambios que va a ordenar el señor Dos Santos en cada juego: los mismos hombres y casi que a la misma hora.
[email protected]