Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: ¡Qué diferente comportamiento entre Löw y Ramírez!

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 26 junio, 2018

Kendall Waston

¡Qué diferente comportamiento entre Löw y Ramírez!

Minuto 57.

Aleksandar Kolarov vence a Keylor Navas con un furibundo tiro libre y Serbia se pone arriba 1-0. Le restan al juego más importante y decisivo para la eventual clasificación de Costa Rica, 33 minutos.

Todos los ticos, incluyendo a don Óscar Ramírez, sabíamos que este era el juego que había que ganar. El cuerpo técnico y los seleccionados así lo habían manifestado con anterioridad. Durante el desarrollo de este compromiso ante los serbios, aumentó la ilusión de una posible victoria, ya mostradas en vivo las limitaciones de nuestro rival.

Con media hora por delante, en el juego crucial del Mundial, que se va perdiendo 1-0, la lógica indica que se debe ir por todo por el empate y eso todo incluía el fortalecimiento de la zona de ataque.

¿Cómo?

Con los ingresos tempranos de Kendall Waston, Joel Campbell y Daniel Colindres, sin sacar a Marco Ureña. La situación del juego era propicia para que la torre humana de Waston, se metiera a jugar de delantero, una posición que el mismo Ramírez dijo en los previos, que podía ser utilizado de emergente.

¡Qué mayor emergencia que esta!

Sin embargo, tres minutos después del gol de Serbia, el “Macho” saca a Venegas y mete a Bolaños. ¿A qué y para qué?

Siete minutos después, en el 67, hace ingresar a Campbell, pero por Ureña, de manera que en zona de ataque todo sigue igual y a 13 minutos del final, entra Colindres por Guzmán. Costa Rica juega 13 minutos con dos delanteros, cuando pudo jugar 33 minutos con tres atacantes, empujados por Waston atrás. Es en este espacio de 33 minutos que Óscar Ramírez bota el Mundial, por su falta de atrevimiento táctico, su adicción a un solo sistema de juego y la ausencia de un plan B en caso de contraste.

Ahora, vean la diferencia de comportamiento con Joachim Löw, técnico de Alemania. Va perdiendo con Suecia 0-1 y se le escapa el Mundial.

Para el segundo tiempo refuerza la línea de ataque con los ingresos de Mario Gómez y Julian Brandt y los teutones lanzan, con un hombre menos, una ofensiva impresionante que no se detiene hasta que le dan vuelta al marcador.

Gómez, de cabeza, obliga al portero sueco Olsen a un paradón y Brandt, les estremece el palo vertical a los suecos con un balazo. En el cierre llega la joya de Toni Kross.

Así es como se ganan los partidos, que se van perdiendo; apostando al ataque, máxime si estaba en juego, como en nuestro caso, la clasificación.