Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 7 Febrero, 2018

Proponen que la mascota del Cartaginés sea un muñeco

El sábado pasado en el programa de radio Tano…Qué Tal!, un asiduo participante de nombre Gerardo Barrantes lanzó la idea de que el Club Sport Cartaginés debería cambiar su mascota, que es hoy un manigordo por “Un muñeco”.
Abrir un concurso para que participen dibujantes profesionales, aficionados del equipo o de otros clubes y presenten “Muñecos”, ojalá atractivos, carismáticos, risueños, en fin, bonitos como la nueva mascota del equipo.
Don Gerardo no cree en maldiciones, Tano tampoco, pero lo que le sucede en cada temporada al equipo de la Vieja Metrópoli no está nada lejano de una “maldición” y como la que más suena, se destaca o se recuerda es la del “Muñeco enterrado en el Fello Meza”, pues nada mejor que contrarrestarla con otro “Muñeco” que, como mascota del club, “le haga la fuerza y la contraparte a su colega”.
Vieran que en principio tomé a broma la idea del señor Barrantes, pero todos los oyentes del programa que llamaron después de él, aprobaron esta iniciativa y me pusieron a pensar, a meditar, a reflexionar.
Alguna decisión radical tiene que tomar la dirigencia del equipo azul para borrar de la mente de sus futbolistas, esa carga emocional que arrastran y cargan desde hace más de medio siglo por no obtener el título.
Al Cartaginés, desde hace muchos, pero muchos años le “pasan” cosas en la cancha inexplicables, cómo pierden partidos, clasificaciones y hasta títulos y cómo se les quema el pan a cada rato en la puerta del horno.
Siempre recuerdo la frase del padrino Jaime Villanueva Badilla en el estadio brumoso. “Póngales el uniforme de Saprissa, Herediano o la Liga a estos jugadores (los del Cartaginés de turno) y serán otra cosa”. Y tenía razón el recordado don Jaime, porque al Cartaginés han llegado y firmado paquetes, pero también muy buenos jugadores y no pegan, y no la pegan.
¿Maldición? Vaya usted a saber.
Pero no dejaría de ser interesante, curioso y puede que rentable futbolísticamente, ver las gradas del Fello Meza repletas de “Muñecos”, que les den energía, vigor mental y emocional a los jugadores azules y por carambola, terminen de fumigar, aniquilar o desterrar para siempre al “otro muñeco”, al “muñeco maldito”.
Y, hablando del Cartaginés, hoy va de visita al Rosabal Cordero a enfrentar al Herediano, en procura de la primera victoria en el torneo.
Y que conste que viaja sin muñeco.

[email protected]