Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 5 Abril, 2018

La tapada de Keylor no pudo ser borrada del guion

Reflexiono si la parada espectacular de Keylor Navas, ante el remate a boca de jarro de Gonzalo Higuaín, no merecía también que los fanáticos de la Juventus se pusieran de pie a aplaudirlo, como lo hicieron después del golazo de Cristiano Ronaldo.
Tan fenomenal una como el otro.


Tan determinante en el desarrollo del juego, el desvío magistral del portero de la Selección Nacional, que impidió que la Vieja Señora empatara el partido 1-1 y le diera otro libreto al guion del partido, como el gol fantástico de Cristiano, que hundió de un solo tajo las aspiraciones del equipo italiano, que buscaba con insistencia empatar las acciones.
Navas hizo un paradón y mostró unos reflejos de lince; su reacción ante el remate del argentino fue espectacular, sensacional y probablemente le indigestó el paladar a su enemigo número uno en la Casa Blanca, el presidente del club, Florentino Pérez, cómodamente sentado en el palco, aunque comiéndose las uñas por el buen fútbol que mostraban los anfitriones en procura del empate.
Lo que sucedió es que el gol de Cristiano, aparte de lo espectacular, estuvo precedido de tres acciones que levantaron con anterioridad a los espectadores: la “torta” monumental de Chiellini que no se entendió con Buffon y no mandó a las gradas el balón al que le llegó de primero; el pase de Cristiano —quien se aprovechó del yerro del italiano—, y su servicio atrás para el bólido, creo que de Lucas Vázquez, que repelió Buffon en carreras y de vuelta al marco, despeje de puños que recogió Carvajal y centró para que Ronaldo dibujara su acrobática maniobra.
La obra de arte del 7 merengue se construyó sobre tres acciones emocionantes y él la ejecutó como un maestro.
El vuelo de Keylor Navas para desviar el remate de “Pipita”, no tuvo ningún antecedente emocionante. Tiro libre de Dybala, remate de Gonzalo y el tico que se lanza como un gato para el desvío.
Desde luego que el tapadón de Navas no pudo ser borrado por los cronistas del partido, que no tuvieron más remedio que equipararlo en relevancia con la “chilena” de Cristiano.
Como agregado del juego, tener que soportar un segundo después del gol de Cristiano, a las urracas parlanchinas mexicanas, recordando los goles que Hugo Sánchez marcó con el Madrid de idéntica manera.
¡Simplemente insoportables!
No los maravillosos goles de Hugoool; sino los colegas.
[email protected]