Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 22 Enero, 2018

El campeón tiene nómina para derrotar cualquier formación eriza

Grueso error del cuerpo técnico de Liga Deportiva Alajuelense, cambiar radicalmente la formación de su equipo estelar para enfrentar a un campeón nacional con sed de triunfo, luego de un arranque de torneo irregular.
Más que una falta de respeto al monarca, lo que la dirección técnica del León provocó con ese desatino fue un golpe letal a las ilusiones de sus miles de seguidores, motivados —contrario al arranque de los generaleños—, por las tres victorias en fila de los rojinegros, que lo mantuvieron codo a codo con el Saprissa en la cima de la clasificación.
La paliza que el campeón le propinó a la Liga, ha sido uno de los golpes anímicos más fuertes que ha sufrido la fanaticada eriza, que frustrada, cansada y aburrida de ver al equipo expulsado de los puestos de privilegio en las últimas temporadas, se ilusionó —por lo visto más temprano de la cuenta—, con el promisorio despertar de la nómina en este Clausura, que incluso aportó el triunfo del León ante un Herediano al que hacía once partidos no se le vencía.
Parar en la cancha un equipo alternativo frente al monarca, fue un pésimo negocio del señor Nicolás dos Santos y no pudo escoger peor momento y rival para tomar tan desafortunada decisión.
Si por las lesiones de los porteros estelares, Patrick Pemberton y Adonis Pineda, entraría como titular en el Valle el joven Miguel Ajú, más urgente era blindarlo con gente de experiencia en zona de retaguardia. Sin embargo, solo José Salvatierra y Luis Sequeira entraron como titulares.
En todo caso, Pérez Zeledón tiene la suficiente capacidad para derrotar no solo a este equipo alternativo de la Liga, sino también al titular, de manera que su triunfo reivindicativo en el Clausura no admite apelaciones. Esta goleada que le metió PZ al León pone las cosas en su justo lugar y prueba de que el gris arranque de los pupilos de José Giacone probablemente se debió a la resaca física y mental del esfuerzo y la fiesta tras la obtención de la corona, pero que ya con la nómina descansada, reposada y concentrada en el nuevo torneo, el campeón se apresta a defender el título con todo los honores y con su planilla completa.
Y, como no hay peor cuña que la del mismo palo, destacar el partidazo de Alfonso Quesada en el marco generaleño, justo premio a este futbolista de paciencia franciscana.

[email protected]