Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: Con Keylor, no caigamos en el error de los argentinos

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 11 junio, 2018


Con Keylor, no caigamos en el error de los argentinos

Me resultó empalagoso y repleto de miel, el doble homenaje que la Federación Costarricense de Fútbol le ofreció a Keylor Navas, en el entrenamiento pagado que le sirvió a la Selección Nacional para despedirse frente a los vacacionistas de Irlanda del Norte.

Estamos endiosando con excesos a este humilde deportista de Pérez Zeledón, a quien estamos seguros, incomodan tan excesivos halagos.
Ese día se le hizo un homenaje antes de que se iniciara el partido, por su brillante trayectoria en el Real Madrid, que culminó con la conquista de la “Champions”.

Hasta ahí estuvo bien.

Pero la miel se regó por toda la Joya de La Sabana, cuando a algún “sobalevas” o servil dirigente federativo o de alguna comisión, se le ocurrió que en el minuto 13 de juego, había que aplaudir a rabiar a don Keylor, porque son 13 las Copas de Europa que suma el Madrid.

A este genio de la motivación, debería ficharlo Paulo César Wanchope y llevarlo como motivador al Cartaginés, ahora que andan en busca de un sicólogo a tiempo completo, para trabajar la parte mental de la nómina azul.

Con Navas, miles de costarricenses están cayendo en el mismo error que cometieron los argentinos con Diego Maradona, al convertirlo en Dios y ya conocemos lo que sucedió.

Por dicha, Keylor es un hombre sano, equilibrado emocionalmente y repleto de paz interior

Pero, bien lo manifestó Luis Gabelo Conejo en una entrevista en el medio digital CRHoy: “la Selección Nacional no es Keylor Navas; la Selección Nacional son todos los jugadores que la integran”, y lo dijo Gabelo, jamás para bajarle el piso a Navas, de quien habló bellezas como su entrenador, sino para alertar que no está bien ese exceso de elogios y homenajes a uno solo de los futbolistas de la Selección Nacional, en detrimento del resto del equipo.

Está bien que nuestros hijos y nietos que van al Estadio, aplaudan a reventar cada vez que Keylor toca el balón, pero ese fanatismo ciego no les luce ni les va a dirigentes y colegas maduros, que nos siguen empachando con esa veneración melosa hacia tan relevante profesional, que, repito, estamos seguros tampoco le agradan, pero las recibe y asimila por educación.

Si la Selección Nacional es el equipo de todos, pues es de todos y no solo de uno de sus integrantes.

Amén.

[email protected]