Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 3 Febrero, 2018

Cartaginés vive de la desgracia de Liberia

En los grupos de recuperación de personas que fueron adictas a algún tipo de droga, se utiliza en las terapias el término, valga la redundancia, “Terapia de zoncho”.
Se da cuando algún miembro del grupo recae, vuelve a tomar licor o a consumir la droga a la que es adicto, pero por dicha regresa a las terapias grupales y da su testimonio de lo mal que le fue en su recaída.


Y, aunque desde afuera parezca poco amigable o comprensible el comportamiento de los compañeros del reincidente, estos se fortalecen al escuchar el testimonio del miembro del grupo que volvió a las andadas, pero tiene la oportunidad de regresar al tratamiento.
Todos sabemos lo que hacen los zopilotes cuando bajan a tierra y aunque el calificativo “Terapia de zoncho” puede sonar despectivo, se resume en el hecho de que unos se recuperan sobre las desgracias del otro.
Escuchando a Juan lo mal que le fue, Pedro se fortalece mentalmente para que a él no le suceda lo mismo y eso lo aleja de la recaída.
Más o menos así funciona la cosa.
Traigo el tema a colación, porque algo similar está sucediendo en el fútbol nacional en el Clausura, cuando analizamos que después de la fecha ocho, Cartaginés sobrevive gracias a la desgracia de Liberia.
Los brumosos están, por ahora, construyendo su permanencia en la primera división, no por méritos propios, porque el equipo sigue en picada y perdiendo, sino porque los liberianos recaen en la derrota y han perdido tres juegos en fila después de una aislada victoria.
Un adicto escucha la tragedia del compañero que volvió a la droga y se refuerza mentalmente. Un seguidor del Cartaginés, observa cómo Liberia en cada fecha se hunde más en el eventual viaje a la segunda división y respira.
Los leales fanáticos del equipo azul, apenas termina el juego de su equipo con la nueva derrota de turno, preguntan… ¿y cómo quedó Liberia? ¡Perdió!, le responden, y marcha a casa más tranquilo.
Con Guadalupe, Carmelita y Universidad en fuga, todos candidatos al descenso junto a Liberia en el arranque del Clausura, hoy el tema se centra en liberianos y brumosos, estos, siete puntos arriba, una distancia que no es grande, tampoco pequeña, pero que por ahora le permite al cuadro de la Vieja Metrópoli navegar con una paz condicionada a que Liberia se mantenga en recaída.
Curioso, lamentable, feo, pero cierto.
[email protected]