Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 2 Enero, 2018

La Ciclística provocó un caos en San Antonio

La última etapa de la Vuelta a Costa Rica, con meta final en la estación del ICE en Desamparados, dejó atrapadas a miles de personas en el sector de Damas, específicamente en la localidad de San Lorenzo.

Los pedalistas venían de Pérez Zeledón y los oficiales del tránsito cerraron los accesos a ese sector desde Hacienda Vieja, se hizo imposible ingresar al sector de la iglesia de San Antonio, cortaron de tajo la posibilidad de llegar a Gravilias por el lado del puente nuevo y desde luego, cerraron los ingresos a la zona del ICE desamparadeño, de manera que no se podía conducir por toda la calle amplia de las Gravilias que comunica con importantes sectores de población de la zona.

Los habitantes de San Lorenzo que estaban en sus residencias quedaron atrapados como ratas y los que salieron temprano a alguna gestión personal, no pudieron por muchas horas regresar a sus hogares.

¡Inaudito! ¿Qué tal una emergencia médica en la zona? Personalmente no me asombra este desmadre; por intereses políticos y comerciales, a muchísima gente se le olvidó que San José no es una aldea y miles de costarricenses entre carreras, festivales de luz y sombra, topes, cagadas, borracheras y carnavales, quedamos atrapados por horas en un caos de tránsito monumental.

Por ejemplo: ¿A quién se le ocurre cerrar los accesos a La Sabana, desde las doce de la noche de un sábado, para un evento como el festival de la luz que se inicia 20 horas después? Y no se trata de darles ventajas y comodidades a los que conducen vehículos.

Es que ya estos eventos no caben en la saturada ciudad capital, que explota en caos con solo el cierrede una calle o avenida y se entra en estado de pánico, cuando se cierra al tránsito todo un amplio sector.

Se debe pensar en trasladar estos eventos tan necesarios para la distracción de miles de compatriotas a puntos geográficos más amplios, de manera que no se tengan que cerrar arterias vitales como el Paseo Colón, la Avenida Segunda y el Paseo de los Estudiantes para celebrarlos.

Sobran parques, bulevares y calles amplias muy cercanas al centro de la capital, donde se podrían celebrar con un poco de imaginación estos eventos. Ahora, si es imposible trasladarlos a otras espacios, dejen por favor carriles abiertos y refuercen las zonas cerradas con mayor presencia de inspectores de tránsito que ayuden a resolver los entuertos.

 

[email protected]