Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 19 Diciembre, 2017

Saprissa entró perdiendo a la última jornada
 

Todo el drama de la última fecha de la cuadrangular se cayó a los tres minutos.

En el preciso momento en que Josué Mitchell venció la resistencia del novel portero del Herediano, Kenneth Villalobos, concluyó la tensión y se apagó la emoción de la jornada de cierre.

Con esa anotación que cayó de madrugada, Pérez Zeledón le metía dos goles de diferencia al Saprissa y obligaba a los morados a tener que golear a Santos en el otro escenario, reconociendo todos, interna o externamente, que el Monstruo de hoy no estaba en capacidad de pasarle por encima a los pupilos de Johnny Chaves, máxime que estos estaban dispuestos a lavarse el rostro en el cierre, tras una primera vuelta desastrosa.

El hecho de que Herediano se presentara con una alineación alterna a enfrentar a los generaleños, le complicó el escenario al Saprissa.

Por más que el ahora extécnico morado, Carlos Watson dijera que su equipo se concentraría en derrotar a los guapileños, sin volver la mente o la mirada al Rosabal Cordero, eso era misión imposible.

Los dos partidos y sus actores, estaban irremediablemente conectados y unidos por metas y propósitos distintos, pero que dependían uno del otro.

Decimos esto, porque ni siquiera una goleada del Monstruo al Santos le aseguraba el primer lugar, en caso de que la juvenil formación que Hernán Medford le pararía a las huestes de Jose Giacone, se pudiese convertir en suculento postre para las flechas guerreras.

En otras palabras, Saprissa entró perdiendo a la última fecha antes de que se jugara, con el acuerdo del cuerpo técnico del Team de descansar a su equipo titular, decisión que tenían todo su derecho a ejercerla.

Jugando en casa con un equipo que no es envolvente y obligado a ganar por dos o tres goles de diferencia para superar a PZ en el promedio final, esa anotación de Mitchell en el primer ataque generaleño, marcó el destino de la última fecha y sepultó de golpe y tajo las posibilidades del Monstruo de sobrevivir en la competencia.

Además, después de que Herediano le empata el juego a Pérez, Santos le anota al Saprissa, enseguida los morados igualan y el primer tiempo en cada juego concluye 1-1.

En síntesis, medio camino recorrido sin el mínimo avance del Monstruo; 45 minutos ya terminados y todo como empezando.
Prácticamente imposible la recuperación.

Cuando Pablo Azcurra anota el segundo gol generaleño, simple y llanamente apague y vámonos.

La cuadrangular había concluido.


[email protected]