Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 27 Noviembre, 2017

Grecia y "Paté" merecen reconocimiento de la clientela
 

Usualmente, cuando se lanzan los pronósticos previos al inicio de una nueva temporada, es candidato al descenso el benjamín de la división.

Es normal seleccionarlo sobre todo por el desconocimiento que se tiene de su nómina, porque usualmente es un club sin poderío económico y también, los medios de comunicación no siguen sus andadas en la división inferior.

Con Grecia el entorno fue diferente, porque si bien es cierto "arrastraba" estos inconvenientes, contaba en sus filas con una fuerte atracción: Walter Centeno, el carismático "Paté", que para bien o para mal se convertiría en noticia.

Desde el arranque, "Paté" se enfundó sus vistosos uniformes deportivos, marca comercial entre pecho y espalda y empezó a ser noticia: él y su equipo.

Prometió un fútbol diferente y cumplió.

Prometió respetar el espectáculo y cumplió.

Prometió jugar de tú a tú contra los grandes y cumplió.

Prometió respetar los arbitrajes y cumplió.

Prometió dar oportunidad a los jóvenes y cumplió.

De ahí que uno de los sucesos positivos que sumó el Apertura, aparte de la extraordinaria campaña del Herediano, el goleo de Jonathan McDonald y el derrumbe de Liberia, fue el espectáculo que ofreció Grecia, desde el primero hasta el último partido.

No es común ni silvestre que el equipo que asciende a la primera división, llegue a la jornada 22 del campeonato en la que se deciden posiciones de clasificación, con posibilidad de conquistarla y Grecia lo hizo.

Los discípulos de Walter Centeno terminaron empatados con Alajuelense en el quinto lugar con 31 puntos y dejaron escapar la eventual clasificación en las dos últimas fechas del torneo, con sendos empates ante Carmelita y Cartaginés, por donde se fugaron cuatro valiosas unidades.

Grecia tuvo un torneo muy parejo, dado que ganó 8 juegos, empató 7 y perdió 7 y quizá uno de sus puntos débiles fue la defensa, que permitió 37 goles, suma alta, en mucho por ese riesgo que ordenó su técnico de jugar fútbol abierto y ofensivo.

Grecia nunca estuvo en zona baja de la clasificación, ofreció espectáculo, goles preciosos y una actitud fresca, alegre y positiva que llegó hasta el contagio.

Todo un trabajo de equipo a imitar.

[email protected]