Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 29 Agosto, 2017

Alajuelense se relanza ganando el clásico

Saprissa entró con un planteamiento muy agresivo al clásico y pudo dejárselo desde el primer tiempo.
Separando la acción del primer minuto con el roce entre Pemberton y Bengtson, que dejó el balón suelto y el catracho lo mandó legítimamente a la red, después de esta jugada en la que el árbitro Ricardo Montero erró aparatosamente, sin duda que el Monstruo fue mejor equipo que el León.
Nos parece que Wilmer López fue sorprendido por el 4-3-3 que le paró Carlos Watson en la cancha.
Un tridente en la cintura con Golobio, Torres y Segura y otro en ataque, con Ramírez, Bengtson y Colindres, no es fácil de bloquear, máxime si el rival está estrenando, no solo cuerpo técnico, sino otras caras en su retaguardia.
“El Pato” sentó a los dos defensas centrales de la etapa de Floro, Seemore Johnson y Jameson Scott y de la fatídica cintura de cinco hombres que manejó don Benito, López pasó a un 4-4-2, donde Darío Alfaro y Luis Miguel Valle fueron los nuevos rostros de la retaguardia. Kenner Gutiérrez regresó a la defensa central.
Presumimos que don Carlos, estratega inteligente que es, intuyó que se le podía ir encima a esta nueva Liga y asustarla, presionarla e incluso liquidarla temprano.
¡Bueno!
Si Ricardo Montero no le anula el gol a Bengtson y si Patrick Pemberton no le hace tres paradones a Colindres, la idea de Watson se hubiese plasmado de maravilla.
Lo que pasa es que el nuevo cuerpo técnico erizo también tiene lo suyo y poco a poco, los mediocampistas Valle y Sequeira empezaron a apretar marcas, con la colaboración de los laterales Salvatierra y Frederick, también Din John y Cordero se juntaron en el centro del campo y se pudo ir frenando la presión de la visita.
El clásico se fue equilibrando, la Liga emparejó las cosas y pudo sostener el 0-0 al final de la primera parte.
El segundo tiempo fue vibrante, parejo, los dos equipos tuvieron ocasiones de gol, hasta que llegó la acción que abortó el deslucido final del espectáculo.
Gol de Alajuela, miles vimos mano, ningún defensa del Saprissa, ni el portero Briceño reclamaron la acción.
Ninguno levantó la mano a pesar de estar al lado del goleador y cayeron entonces uno a uno, los episodios lamentables del cierre, donde el juez Ricardo Montero se ganó de forma unánime, el “Limón Agrio” que dan en Hollywood a la peor actuación.

[email protected]