Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 23 Agosto, 2017

¡Qué difícil defender a don Benito!

Podríamos intentar una defensa de Benito Floro, responsabilizando específicamente a tres jugadores del equipo que no le cumplieron: Luis Sequeira, Kenner Gutiérrez y Pablo Gabas.
Intentaríamos una defensa del trabajo del español con este argumento, porque Floro se casó y se aferró a un sistema táctico que lo llevó en viaje directo a la tumba y en ese sistema, estos tres futbolistas de la cintura del equipo resultaban claves.
La pura verdad que Benito solo jugó el 4-5-1; no recordamos ningún juego con línea de cinco y muy pocos partidos con dos delanteros.
Podemos especular que Floro trabajó al equipo con la intención de que los volantes por fuera, que usualmente fueron Cordero y Guevara, se asociaran, acompañaran y atacaran al lado de McDonald, para que este no se viera tan aislado, tan solo y esta tripleta de “atacantes” tenía que ser empujada a zona ofensiva por la tripleta de volantes centrales antes citados. Esta idea o este planteamiento del español muy pocas veces se logró.
¿Por qué?
Porque Luis Sequeira fue flor de un día; porque Gabas no es ni por asomo el Pablo de hace cinco años y porque Kenner no es un diez; no es un futbolista creativo.
Un grave error de Benito, de los más gruesos que cometió, fue precisamente no leer estas deficiencias de sus volantes centrales preferidos y castigar con constantes variantes a los volantes laterales. Salía Cordero y salía Guevara; el técnico los sustituía, quizá por no acatar sus órdenes de pegársele a McDonald, pero la responsabilidad táctica no era de ellos. El error venía de atrás, que no los empujaban generando fútbol a posiciones de ataque.
Este fue el yerro mayúsculo de Benito; otro muy grave fue no intentar nunca, ayudarles a los defensas centrales, Seemore y Scott ubicándoles un líbero, por lo menos en algunos partidos.
Monumental yerro también esconder a José Luis Cordero en el costado derecho del ataque. Floro anuló el talento de este futbolista y terminó por liquidarlo. Yo diría que sorpresivamente, los seguidores de la Liga se toparon con un técnico de mucho nombre, pero con una pésima lectura del juego. O don Benito está muy adelantado en sistemas tácticos que aquí no comprendimos o simplemente vive de su efímero paso por el Real Madrid. Desde luego que me parece más certero y congruente lo segundo.

[email protected]