Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 8 Agosto, 2017

Saprissa se desprende temprano en la cima

Dos fechas del Apertura y un único puntero, el Deportivo Saprissa. El domingo se presentó contra Pérez Zeledón; los guerreros salieron con sus flechas afiladas y cuando mejor jugaban, el Monstruo anotó. “Bola muerta”; cobró Marvin Angulo y ejecutó Julio Cascante. Rápido se probó que no era el día para los discípulos de José Giacone, más salados que el mar Pacífico.
Keylor Soto botó el empate 2-2 en la boca del marco y sin portero y para colmo de males, Lauro Cazal se resbaló al ejecutar un penal que pudo marcar el empate en el minuto 92. Aparte de un buen fútbol por ratos, todo se le puso al Saprissa para triunfar.
El campeón viajó a Liberia y los jugadores le regalaron a su entrenador, Hernán Medford, su primer triunfo como técnico en contra de los liberianos 2-0. Siempre es interesante darle un repaso a la alineación del equipo con la mejor nómina del torneo y vimos cómo el “Pelícano” sentó a Keyner Brown, a Aarón Cruz y a Jairo Arrieta, para dar paso a Acosta, Azofeifa y Hansen como titulares. También vieron acción como relevos los pícaros Esteban Ramírez y Jimmy Marín.
El Team se instaló en el segundo lugar de la clasificación con 4 unidades, junto a un lote grande de equipos donde están también Santos, Alajuelense, Limón y la Universidad.
Precisamente guapileños y manudos empataron 2-2 en un juego muy emocionante, de respeto al espectáculo, abierto, de ida y vuelta, donde en afán de buscar las anotaciones, los futbolistas se olvidaron de tácticas, marcas y cerrojos, “mejenguearon” el partido y así, cada jugador sacó lo mejor de su repertorio y como lógica consecuencia llegó el partidazo.
Santos es muy buen equipo de la cintura para arriba y Alajuelense es muy frágil de la cintura para abajo, de ahí que Osvaldo Rodríguez, Kenny Cunninghan, Wilmer Azofeifa y Starling Matarrita marearon las huestes defensivas de Benito Floro, rompieron la marca de Luquetta, Johnson, Scott y Meneses y se presentó la emoción en la zona caliente de la zaga anfitriona. Sin embargo, la Liga no aflojó, jugó en ofensiva quizá su mejor partido desde la era de Floro, en mucho porque José Luis Cordero retornó a su posición habitual, además el aporte de sangre y agallas de McDonald, ingredientes todos que sumados ofrecieron un plato exquisito y desordenado de fútbol picante y emotivo.

[email protected]