Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 6 Julio, 2017

Curiosamente, Chile recibió más elogios que Alemania

Los amantes del fútbol aplauden a los equipos ofensivos, aquellos que como el Barcelona o la selección chilena, se dan el lujo de jugar los partidos con tres delanteros.
Les agrada tanto a los aficionados este sistema táctico, que admiran y hablan bellezas de los equipos que los plantan, aunque los siembren (vaya paradoja).
El Barcelona de Luis Enrique fue eliminado de la Champions y no ganó la Liga española, pero sus fanáticos en todo el planeta se derriten ante los embates de Messi, Suárez y Neymar.
Hoy Chile recibe más elogios de la crítica deportiva en el mundo que Alemania, su verdugo en la final de Copa Confederaciones, solo porque en cada uno de sus juegos y desde luego en la final, los discípulos de Juan Antonio Pizzi fueron agresivos y atacaron de principio al fin. Claro, tienen a Eduardo Vargas, Arturo Vidal y Alexis Sánchez. “Así hasta yo como decía doña Niní”.
Curiosamente, afirman las malas lenguas que a Zinedine Zidane lo salvó en el Real Madrid para el cierre de temporada la lesión de Gareth Bale.
La ausencia del atacante galés le abrió de par en par las puertas de la titularidad a un hombre clave en las conquistas de los merengues: Liga y Champions: Isco.
Esa cintura que montó la Casa Blanca para arrasar en Europa con Casemiro, Kroos, Modric e Isco fue lo mejor del equipo y no se hubiera juntado a no ser por la ausencia de Bale.
El Real Madrid, como el Barcelona y Chile jugaba con tres delanteros: Bale, Benzema y Cristiano, la famosa BBC, no de Londres, sino del Santiago Bernabéu. Isco era espectador cercano a la cancha, pero la lesión de Gareth varió a la fuerza el libreto de Zidane y ya sabemos lo que sucedió.
Chile recibe los elogios de la crítica por su fútbol osado, alegre, atrevido, aunque haya perdido la final de la Copa Confederaciones ante el rombo alemán, del que comentamos en nuestras últimas notas.
Ahora…¿por qué Óscar Ramírez no intenta copiar el estilo de juego de Chile en la Copa Oro, aunque no la conquiste?
¿Por qué no jugamos un 5-2-3, por ejemplo con David Guzmán y Bryan Ruiz como volantes centrales y un ataque con Joel, Ariel Rodríguez y Ureña o Venegas o David Ramírez?
¿O unir a Guzmán con Yeltsin Tejeda como volantes centrales y lanzar a Ruiz al ataque con Joel y Ariel?
Si el “Machillo” les presenta a los costarricenses un equipo que juegue tácticamente como Chile, aunque no gane la Copa Oro, será bendecido por la crítica; de lo contrario…
[email protected]