Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 29 Mayo, 2017

Las denuncias de Álvaro Mesén son voz de alerta para los manudos


Ningún seguidor de Liga Deportiva Alajuelense puede ignorar o dejar de lado las fuertes manifestaciones de Álvaro Mesén, respaldadas en menor grado por Hárold Wallace.

Si como dice el dicho, las cosas hay que tomarlas de quien vienen, en este caso la renuncia del exportero manudo a la comisión técnica del equipo y las razones que expuso para tomar esa decisión, vienen de un profesional serio, responsable, honesto, respaldado por una brillante trayectoria en su vida deportiva y personal.

No nos imaginamos a Álvaro Mesén con la intención de hacer públicas estas denuncias con el fin de perjudicar a su querida Liga. Todo lo contrario, sentimos que sus quejas o razones para dejar el cargo son una voz de alerta, de alarma, una fuerte llamada de atención a los dirigentes actuales del Alajuelense para que reaccionen, corrijan o despierten.

Y decimos esto, porque mucho de lo que denuncia Mesén, se asemeja a opiniones y manifestaciones que vertimos en su momento en esta misma Nota.

Por ejemplo, nunca estuvimos de acuerdo con otorgarle a Benito Floro esa doble función de gerente deportivo y director técnico del equipo. Incluso hicimos campaña por Javier Delgado, porque nos parecía de mayor beneficio para el club tener en la mesa a un hombre con la experiencia del español y en la cancha a otro con la experiencia del “Sheriff”.

Lo que denuncia Álvaro Mesén es grave, pero más que grave, para quienes lo conocemos personalmente, lo sentimos totalmente creíble, y eso es pésimo antecedente para la nueva temporada que prepara el equipo.

Solo para citar el caso de los cuatro jugadores extranjeros que trajo la Liga, todos recomendados por Floro, nos habla de una gruesa equivocación de este señor, que igual erró y erró a la hora de alinear al equipo. Mesén nos aclara varios puntos de la forma en que se hicieron esas contrataciones y las más recientes para el próximo Invierno. Todas son noticias alarmantes para la familia rojinegra.

Eso sí, hay un punto donde los manudos están de acuerdo: la elección de Fernando Ocampo como presidente, joven dirigente futbolero que es un lujo para la institución.

Pero ojo con algunos que trabajan a su lado, que desde temprano pintan como fanáticos ciegos del club, incapaces de tolerar una crítica fuerte como la que expresó Mesén. Excluyo de este grupo a Pablo Nassar, de quien valoro su trabajo y sus sentimientos.