Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 25 Abril, 2017

Limón les sacó el jugo a las limitaciones técnicas del Saprissa

Estamos viejos; tenemos más de 60 años de ver fútbol en todo el mundo y algo se asimila y se aprende.
El viernes anterior en esta misma Nota, escribimos que al Deportivo Saprissa se le podía hacer daño en la cuadrangular de tres maneras.
Atacándolo en bloque y no con solo un delantero en punta; desafiándolo por el costado derecho de su retaguardia, aprovechando las debilidades de Jordan Smith y Roy Myrie y tercero, aislando en ataque a Daniel Colindres.
Escribimos textualmente esto: “hay que presionar y atacar al monarca por su zona derecha defensiva. Los rivales deben encarar, enfrentar y desafiar las marcas de Jordan Smith y Dave Myrie, que son defensas desbordables en el uno a uno”.
La jugada que montó el defensa izquierdo de Limón, Michael Barrantes para servirle a Erick Scott el 2-0 fue un retrato de esto que escribimos. Una copia al carbón. Exacta.
Barrantes encara a Jordan, lo enfrenta, lo desafía, lo desborda y hace el servicio a la cabeza de su goleador. La acción se repite sin gol a lo largo del partido, en el que Smith vivió un infierno para tratar de frenar a su rival.
Más adelante escribimos: “en zona defensiva si al Saprissa lo encaran, le pueden hacer daño, pero para esto el rival debe atacarlo en grupo. Si los técnicos rivales van a medirse con Saprissa en la cuadrangular con Jairo Arrieta (Herediano), Erick Scott (Limón) y Raymond Salas (Santos) como solitarios delanteros en punta, le dan al campeón ventajas que no tendría si se le ataca en grupo”.
Y Limón volvió a convertirse en Tromba porque atacó en grupo. Scott siempre tuvo a Steven Williams a su lado, a los carrileros Luis Pérez y Barrantes volando por los costados y a su espalda Miguel Marín y Alexánder Espinoza empujándolos. El par de trallazos de Kendrick Pinnock a la red se gestan en ataques colectivos.
Finalmente, a Daniel Colindres, el técnico Horacio Esquivel lo encierra y bloquea con la marca de un defensa muy veloz que no fue titular en la temporada: Luis Pérez.
Este joven jugador anticipó las acciones de Colindres, lo controló, lo obligó a cambiar de sector y fue tan gris el trabajo de Daniel, con excepción del gol que le regaló Fabrizio Ronchetti, que Carlos Watson lo sacó a mitad de la segunda parte.
Habrá que esperar para ver cómo reacciona tácticamente el monarca tras esta debacle.
[email protected]