Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 22 Febrero, 2017

El Salvador se sabía a Costa Rica de memoria

Me quedó la impresión después de analizar el triunfo de El Salvador frente a Costa Rica 1-0 en el Pre-Mundial, que el técnico colombiano Eduardo Lara se sabía a los ticos de memoria y, todo lo contrario, Marcelo Hugo Herrera fue sorprendido por la presión que ejerció el equipo cuscatleco sobre el nuestro que terminó por borrarlo de la cancha.

Los seleccionados salvadoreños desde el arranque del juego sabían a lo que iban; habían planificado el partido en la pizarra y cumplieron a cabalidad con un plan de acción. Si de algo careció El Salvador en este juego fue de improvisación. Se pararon bien, se ordenaron, defendieron coordinadamente, presionaron, metieron pata en mitad del campo cortando el juego de los nuestros y en ataque fueron inofensivos en cuanto a crear ocasiones de gol, pero sus delanteros presionaron la salida de los ticos y fueron los primeros defensores de su retaguardia.
Por lo que vimos en el terreno de juego y sin fijarnos en antecedentes o estadísticas, nos pareció que el “Popeye” se confió en la capacidad de sus muchachos, no estudió a fondo al rival de turno, fue sorprendido desde el primer minuto y nunca sus discípulos se pudieron acomodar en la cancha. En ese sentido, el 1-0 en favor de la visita tuvo características catastróficas, dado que los anfitriones, jamás hallaron la ruta correcta para manejar los hilos del partido.


Costa Rica se vio mucho mejor con las tres variantes que ordenó Herrera, prueba de que fue durante el transcurso del juego que pudo analizar las riquezas y debilidades del rival.
Los ingresos de Jimmy Marín, Roberto Córdoba y Andy Reyes le dieron otra cara a la Tricolor que pasó al ataque y tuvo sus oportunidades para empatar el partido. Se señalaron varias faltas de tiro libre a favor de los nuestros que no fueron aprovechadas. Córdoba es inteligente y no le quema la pelota; Jimmy es vertical y desafiante y Reyes, más picante que Daly.
Desde luego que por instinto, El Salvador se tiró atrás a defender la mínima ventaja y eso ayudó a la reacción ofensiva de la Tricolor, pero fue verdad que con los cambios, la Sele se vio mejor.
Toca ahora al “Popeye”, como estratega, preparar el segundo partido de esta noche con Trinidad y Tobago, rival que suponemos estudió en su compromiso ante Bermudas que terminó empatado a uno.
[email protected]