Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 21 Febrero, 2017

El discurso de Benito Floro se torna repetido

Benito Floro no cambia su discurso; después del empate con la Universidad, suma 11 presentaciones ante la prensa diciendo lo mismo.
Ahora, el español promete la clasificación de la Liga a la cuadrangular que, por lo que se están jugando los otros diez equipos en la segunda vuelta del Verano, parece distante. Ningún equipo, ni los que buscan clasificarse y los que desean evitar el descenso, van a regalar medio metro de zacate, de manera que será en el terreno de juego donde el León tendrá que elevar y mucho su nivel, si desea el pasaporte a la segunda fase del certamen.


Las razones que da Floro al final de cada juego para explicar por qué su equipo no vence ni convence, se palpan en la cancha pero solo por “ratitos”. Contra la UCR por ejemplo, la Liga tuvo un arranque de vértigo pero solo le duró seis minutos. En tres minutos, Jonathan McDonald tuvo tres acciones ofensivas de peligro, el gol no llegó y luego la Academia fue tomando el control del cotejo.
Cosa curiosa, cada tiro libre de los celestes, provocaba un caos en la defensa manuda y si no hubo goles en aquel desorden, fue por obra y gracia del Espíritu Santo. El balón pasaba por todo lado en las narices de Pemberton y de milagro no entraba. Después, Jorge Davis pegó un remate en el poste y Randy Cubero madrugó a la zaga con su gol de puntillas.
Todo lo contrario, José Luis Cubero cobró más de ocho tiros libres contra el marco de Luis Alpízar y en ninguno hubo siquiera peligro de gol.
Al Alajuelense le ha costado asimilar la línea de cuatro; los defensores costarricenses son más aptos para jugar con líbero. Lo hace la Selección Nacional, el Herediano y el Saprissa. Recuerden el gol de Colindres en el clásico, cómo el centro de Ronchetti pasa por la espalda de los cuatro defensas erizos y lo cierra Daniel en el otro costado. Con líbero eso no pasa.
Además, al adelantar a Kenner Gutiérrez a la cintura, se perdió un señor defensa y se sacrificó a un muy buen volante: Luis Miguel Valle.
A Cordero, Benito lo esconde en la franja derecha de ataque y lo obliga a jugar a pie cambiado. No solo lo aleja de Mc, sino que al diez manudo lo presionan y mientras da vuelta para acomodarse de zurda, lo atrapan.
La Liga juega bien por ratos; no es un equipo dominante, ni que pierde muchas ocasiones de gol. No está para clasificarse. Le falta mucho trabajo y a su educado técnico, le falta cambiar su discurso.
[email protected]