Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 14 Diciembre, 2016

En zona de máquinas se puede definir la final

Herediano juega 5-3-2.
Saprissa 4-4-2.
Hernán Medford ubica en su alineación titular al que se le ocurra y no pasa nada. Contra la Liga en defensa no jugaron Willian Quirós, Johnny Acosta ni Pablo Salazar, que fueron sustituidos por Allan Miranda, Heyrel Saravia y Luis Omar Hernández y el campeón nacional como si nada. Igual llegó la paliza al León.
En cambio, Guilherme Farinha no contó con José Salvatierra, Michael Umaña ni Christopher Meneses y la retaguardia eriza se hundió.
Carlos Watson finalmente encontró su cuarteto estelar defensivo con Heiner Mora, Adolfo Machado, Roy Miller y Francisco Calvo y el buen trabajo del primero le bajó el volumen a la ausencia por lesión de Hansell Arauz.
La línea de cuatro le permite al estratega del Monstruo, formar otra línea con igual número de hombres en la cintura, que es sin duda el punto más fuerte del equipo. Ninguno de los otros once clubes de la primera división, ni siquiera el Herediano tiene un cuarteto de la clase del Saprissa: Ulises Segura, Marvin Angulo, David Guzmán y Mariano Torres le dan al equipo dinámica y fantasía en la zona de máquinas, de manera que bulle mucho balón para los arietes, Daniel Colindres y ahora Fabrizio Ronchetti que se presumen titulares en el juego decisivo de mañana.
Herediano tiene dos baluartes, dos gigantes en la mitad de cancha: Randall Azofeifa y Óscar Esteban Granados con idéntica capacidad que cualquiera de los cuatro morados que mencionamos, pero solo son dos y en Saprissa son cuatro. Por ahí se marca una leve diferencia a favor del equipo de Tibás.
Pero el Team contrarresta con el fútbol de un diez genuino, un arquitecto, un típico driblador que no tiene el Saprissa: Elías Aguilar y eso empareja el fútbol en la mitad del campo.
En ataque, Daniel Colindres hace estragos por la franja izquierda, pero Yendrick Ruiz es el más letal por el centro. Daniel construye acciones de gol; Yendrick los mete. Será interesante analizar el trabajo que aporten sus compañeros de metralla: Hansen o Mambo en el monarca; Ronchetti o Blackburn en el Saprissa.
Las dos porterías están en magníficas manos; Leonel Moreira vuela, ha hecho desvíos magistrales en la cuadrangular. Danny Carvajal cayó en un bache pero su categoría lo hará levantarse y ser protagonista de este cierre dramático del Invierno criollo.
[email protected]