Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 6 Diciembre, 2016

Los resultados dominicales de la cuadrangular revivieron el clásico

La derrota del Saprissa frente a Herediano, combinada con la victoria del Alajuelense ante el Santos, resucitó el clásico que se jugará mañana en el Morera Soto.
De pronto, y cuando parecía que el Monstruo se enrumbaba a campeonizar automáticamente y el León a despedirse temprano de competencia, cuatro goles casi consecutivos, dos del Team al Saprissa logrados por Elías Aguilar y Óscar Esteban Granados y una dupleta de Johnny Woodly a los guapileños, revivió las esperanzas de los manudos de meterse a pelear el primer lugar de la cuadrangular y atrasó mínimo por una fecha más, las ambiciones moradas de sumar nueva corona sin jugar la final.
Ahora el nuevo líder de la cuadrangular es el Herediano de Hernán Medford; si logran sobrevivir con triunfos una corta ruta repleta de espinas que los va a enfrentar a manudos y morados, serán los rivales del Saprissa en la final.
El Team no depende de nadie para ganar la cuadrangular, detalle aritmético relevante que por ahora les está reservado a los monarcas y del que no gozan ni la Liga, ni el Saprissa que dependen de otras combinaciones de resultados.
En este sentido, el clásico, que pudo ser de trámite para los anfitriones si hubieran caído ante Santos, se convierte en nueva oportunidad para los pupilos de Guilherme Farinha de ganar la cuadrangular, objetivo que se proyectaba distante después de la derrota de la Liga en Tibás.
Para empezar, el León debe devorar al Monstruo para rebasarlo en la clasificación y ubicarse como escolta del Herediano, con un clásico provincial pendiente en el cierre del calendario. Pequeña luz en el túnel tan oscuro de la ruta manuda.
Saprissa, que pudo llegar a los nueve puntos si salía avante del Rosabal Cordero, se quedó estacionado en seis unidades, dos menos que el Team aunque con un partido menos, lo que obliga a los discípulos de Carlos Watson a no especular en la ciudad del Erizo ya que deben triunfar para después arreglárselas con el Team en el juego de cierre.
¡Resucitó el clásico!
Es de suponer que por lo que se juega la Liga en este compromiso, que en su momento fue suspendido por el lamentable fallecimiento de Gabriel Badilla, tendremos un estadio Alejandro Morera repleto y como en los viejos tiempos.
Los fanáticos rojinegros olfatean que el equipo de sus amores topó con nueva oportunidad de disputar una corona bien esquiva y van a apoyarlo en procura de derribar al tradicional enemigo.