Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 10 noviembre, 2016


La Selección Nacional no es favorita en la hexagonal

Hace algunas semanas dijimos en esta Nota que no sabíamos para qué se jugaría la hexagonal que arranca mañana, si ya la prensa deportiva de la Concacaf escogió a las tres selecciones que se clasificarán al Mundial Rusia 18 y el seleccionado que irá al repechaje. Lógicamente no participaron en el escrutinio los colegas de Panamá y Trinidad y Tobago.
Van para Moscú en vuelo directo y sin escalas: Costa Rica, México y Estados Unidos, y Honduras a jugar el repechaje. Trinitarios y canaleros serán comparsa.
¡Qué equivocados podemos estar!
Vieran que no me agrada para nada el rol de favoritismo que rodea el entorno de la Selección Nacional. Confiamos en que Óscar Ramírez no caiga en la trampa.
El espectacular trabajo de Costa Rica en el Mundial de Brasil que estremeció al planeta fútbol y la forma sencilla como se clasificó a esta hexagonal en una cuadrangular con sabor a postre, archiva peligrosamente la eliminación temprana en la Copa Oro con goleada de Estados Unidos incluida.
Personalmente y espero equivocarme, no veo a Costa Rica como la favorita de la hexagonal; la analizo y la proyecto con idénticas posibilidades y capacidades que los seleccionados de México y Estados Unidos y probablemente, como soy “pintista” y le tengo un gran respeto al trabajo de Jorge Luis Pinto, le tengo pánico a la selección catracha en el sentido de que pueda “jalarse” una torta, no tanto en la hexagonal, sino con nosotros.
Panamá merece todo nuestro respeto y su técnico el “Bolillo” Gómez es de cuidado. A los canaleros lo que les falta es pasión para sostener resultados positivos; les cuesta mantener un ritmo favorable durante los encuentros. A Trinidad y Tobago no le damos posibilidades.
Hemos comentado en los previos de la hexagonal, que nos preocupa se presente en el complicadísimo torneo, una Costa Rica fácil de maniatar por los rivales por ser su sistema de juego previsible. Escribimos sobre la dependencia de la Tricolor al fútbol de Bryan Ruiz y la escasa imaginación y fantasía del equipo; los discípulos del Macho Ramírez acostumbran a jugar siempre muy parecido y esto podría convertirse en un manjar para los técnicos rivales, todos, excepto el trinitario de largo colmillo.
Entonces, archivemos el favoritismo que otros nos endilgan y esperemos resultados positivos, confiados en la capacidad y laboriosidad de nuestro estudioso director técnico.