Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 25 Diciembre, 2008

NOTA DE TANO

Mark Texeira fue muy claro con su antipático (para los clubes) representante Scott Boras:
“Deseo pasar una Navidad bien tranquilo y quiero tener equipo para esa fecha; no quiero tirarme el tamalito de Nochebuena con mi futuro incierto”.
Scott le escribió a Santa Claus el deseo de su pupilo y Colacho bajó anticipadamente por la chimenea de la humilde casa de don Mark en Maryland y le llevó su regalito.
Un cheque por la módica suma de $180 millones, que el primera base se va a ganar defendiendo la primera almohadilla de quién va a ser…
Los multimillonarios Yanquis de Nueva York.
Ahora sí que se quedó Jason Giambi sin “chamba”; es casi un hecho que retornará a los Atléticos de Oakland.
Un chequecito de $22.5 millones por temporada, pone al que fuera inicialista de los Bravos y los Angelinos la temporada anterior, cerca del salario del astro Alex Rodríguez ($250 millones por 10 años) y solo medio “melón” menos de lo que va a ganar otra estrella recién firmada por los Bombarderos del Bronx, C.C. Sabathia ($23 millones anuales por siete campañas)
Puede haber crisis económica en el país, pero en el deporte profesional de Estados Unidos el poder de los Yanquis sigue siendo el mismo, inclusive hasta para permitirse pagar millones extras por el impuesto de lujo.
Los Yanquis, pocas horas antes de fichar ayer a Texeira, recibieron la notificación del comisionado del béisbol, Bud Selig, que tendrían que pagar un extra de $26,9 millones por impuesto de lujo, el mayor desde la campaña de 2005.
De acuerdo a las cuentas de la oficina del comisionado, los Yanquis superaron el tope salarial con un margen que les costó $26,9 millones, comparados a los $34 millones que pagaron en 2005.
A pesar de la gran inversión económica del equipo, los Yanquis cortaron una racha de 13 temporadas consecutivas acudiendo a la fase final del campeonato, después de quedar terceros en la División Este con marca de 89-73.
La baja producción de la rotación de abridores fue lo que al final le costó a los Yanquis su eliminación y para solucionar el problema ya se gastaron $250 millones en los fichajes de los estelares, C.C. Sabathia y A.J. Burnett.
La cifra de este año coloca el desembolso total de los Yanquis por este concepto en $148,3 millones en las seis temporadas desde que se estableció el impuesto de lujo, lo que representa el noventa por ciento de lo que han pagado todos los demás equipos.
Con la firma de Texeira, un toletero ambidiestro de poder de 26 años de edad, los Yanquis han pescado a tres de los mejores agentes libres del mercado (Sabathia, Burnett y ahora Mark) y cuentan en su nómina con los cinco beisbolistas mejor pagados de la Gran Carpa, al añadírseles Rodríguez y su capitán Derek Jeter ($18 millones por temporada).
¡Manda banano si no son campeones!

[email protected]