Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 5 Septiembre, 2008

Nota de Tano


El año pasado la selección de Costa Rica, tres veces mundialista mayor, metió el bus en la Copa Oro para ganarle por la mínima, reventando bolas, perdiendo tiempo y usando todo tipo de feas artimañas, a la modesta Martinica. Pero como se ganó, entonces se maquilló el mal momento del balompié nacional.
No obstante, este miércoles sí se cayó todo el cosmético. La eliminación del Alajuelense en primera ronda contra un equipo de segunda división estadounidense, el Islanders de Puerto Rico, donde sabemos se juega buen béisbol, pero no fútbol, es una dura bofetada, y más que el resultado, lo terrible es que la Liga haya sido superada futbolísticamente por los boricuas, como se constata en las diferentes crónicas.
Que supuestamente Wardy Alfaro haya sido objeto de una falta en la acción del primer gol no tiene nada que ver, la Liga fue inferior en la cancha, y además todos coinciden en que si el portero hubiera despejado con el pie ese balón en lugar de intentar atraparlo, quizás hoy los manudos tendrían una clasificación inmerecida.
Cambiamos de casete.
Si bien nos encantó el planteamiento que Rodrigo Kenton utilizó contra El Salvador, por ofensivo, vertical y atrevido, no quiere decir que se tenga que repetir exactamente igual ante el equipo de Surinam.
Por lo que hemos hablado en persona con el técnico de la tricolor y lo que hemos leído de Carlos Watson —espía del 2 a 2 en Puerto Príncipe— Surinam no será el “queque” que muchos piensan.
En un aleccionador análisis publicado en estas mismas páginas por nuestro compañero de la redacción deportiva, Luis Fernando Rojas, quedó claro que este país sudamericano —no isla—, ex colonia holandesa, ha sido cuna de algunos de los mejores futbolistas tulipanes de todos los tiempos, tales como Clarence Seedorf, Edgar Davids, Ruud Gullit, Jimmy Floyd Hasselbaink, Frank Rijkaard y Aaron Winter.
Así que en esas tierras brotan genes de estrellas, aun cuando un decreto difícil de entender prohíbe a los futbolistas surinameses exportados a Holanda, pero no seleccionables por la divisa naranja, defender los colores de su país de origen.
Es claro que si se derogara ese polémico decreto Surinam vería crecer en gran medida sus posibilidades en la débil área de la Concacaf, puesto que los jugadores de nivel medio del fútbol holandés de primera y segunda divisiones tienen que estar muy por encima de la mayoría de ligas de América del Norte, Centroamérica y el Caribe. Pero ese no es nuestro problema por ahora.
Hoy la encrucijada tiene que ver con lo que el amateur equipo surinamés demostró al empatar de visita ante Haití, y fue una capacidad casi demoledora para contragolpear con efectividad, al punto que casi se lleva los tres puntos.
Potencia física, pases verticales y velocidad son elementos que diferencian mucho a Surinam de El Salvador, y que Rodrigo Kenton debe tomar en cuenta para introducir variantes en la tricolor. Seguimos.

[email protected]