Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 21 Agosto, 2008

NOTA DE TANO


“Quiero dejar de ser negro por un ratito”, señaló el famoso ex futbolista colombiano Faustino Asprilla, después de posar para la portada de la revista Cromos de gran circulación en su país, en la que aparece tras una edición especial pintado mitad negro y mitad blanco.
Tino dijo que sería interesante saber si los problemas que tan continuamente tiene son por racismo, situación que ha vivido no solo en Colombia, sino en diferentes partes del mundo, como cuando jugó en Italia y para conocer la verdad le gustaría cambiar de color.
“Sería bueno cambiar de color por un ratico, para ver la gente cómo me ve, si me ven diferente, si paso desapercibido, si ya no me buscan tanto, si puedo hacer cosas que hace la gente común y corriente, normal y que nadie dice nada, sería por eso”, señalo el picaresco deportista a la emisora local Caracol.
A pesar de su curiosa propuesta, quien fuera una de las históricas figuras de la selección colombiana de fútbol en la década de los 90, aclaró que no le incomoda ser un hombre de ‘color’.
“No me incomoda para nada ser de color, lo que pasa es que últimamente con tanto problemita que he tenido (el último fue disparar con un fusil en abril pasado), pensé que puede ser por racismo, porque como siempre me han perseguido por el hecho de ser famoso, entonces nunca le presté atención a lo del racismo, y esta vez acepté el reto de intentar cambiar de color a ver si los problemas que se presentan son por el color o soy yo”, comentó Asprilla.
“Es que a medida que pasa el tiempo he tenido tantos problemas que quisiera ver cómo la gente me vería de otro color, para ver si le prestamos más atención a tanto racismo que hay en Colombia y en el mundo, porque también lo viví en Italia muchas veces, sobre todo en los estadios”, agregó el Tino.
Asprilla no desconoció los escándalos en los que se ha visto involucrado, pero señaló que por su color se recuerdan más.
“Cuando uno tiene un problema siempre me sacan a relucir cosas del pasado, y siempre quieren mostrar que yo soy el malo. Y yo creo que una parte es uno, y otra parte creo que es el color que uno carga encima, porque sin lugar a dudas, me hubieran juzgado diferente si hubiera tenido otro color”, aseguró.
Cualquier parecido con la situación que ha vivido un seleccionado nacional que jugó ayer contra El Salvador, es mera coincidencia
En la actualidad, Asprilla se dedica a cuidar caballos de su propiedad en una finca que tiene en el municipio de Tuluá, en el centro del Valle del Cauca.
“En este momento tengo unos 25 caballos, desde niño siempre me gustaron las películas del oeste, las veía por los caballos, me gustaba ‘Plata’ el caballo del ‘Llanero Solitario’, veía a John Wayne, veía ‘Bonanza’, porque me gustaban los de los indios”, recordó el ex jugador.

[email protected]