Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 12 Agosto, 2008

NOTA DE TANO


Repasaba ayer las crónicas escritas del partido entre Liga Deportiva Alajuelense y Liberia Mía en el que estuve presente y me llamó la atención que un apreciado colega calificó a 20 de los 22 jugadores titulares con la misma nota (6) y solo a William Sunsing y a Víctor Núñez les puso nota 7.
¡Qué regularidad más impresionante!
Se debe respetar el criterio del periodista, quien por todo lo que observó durante los 90 minutos de acción llegó a tan equilibrante conclusión, y sin embargo, me pica la curiosidad para conocer cómo llegó a esas conclusiones, en un partido de seis anotaciones y lleno de emociones, errores (que él también anota) y altibajos, contrarios a la regularidad de sus calificaciones.
Citemos algunos ejemplos.
Eliseo Quintanilla participó en los tres goles del Alajuelense, cobró un tiro libre y Cristian Montero anotó de cabeza; el cuscatleco metió un pase maravilloso a Windell Gabriels y el ariete rojinegro se aprovechó del talento del 10 erizo y anotó el segundo gol rojinegro. El tercer gol de los manudos llegó de un tiro de esquina que cobró Eliseo al segundo palo, remató de cabeza Montero; rechazó Alvaro Mesén y también de cabeza Jean Carlo Solórzano la impulsó a los cordeles. Quintanilla hizo dos pases de gol y participó indirectamente en el tercero y lo califican con un seis, igual nota que, por ejemplo, Ariel Rodríguez, Cristian Oviedo, Leslie Ramos, Pablo Nassar, e incluso el propio Solórzano que salvo ese gol, poco o nada hizo de meritorio en el partido.
El defensor derecho argentino, Juan Ignacio Sils se jugó un partidazo, recuerdo una jugada en que se cruzó desde su territorio defensivo para despejar cerca del punto de penal una bola que ya se disponía a rematar a gol Víctor Núñez, cara a cara con Wardy Alfaro. Sils participó en diferentes acciones ofensivas del Alajuelense, paró bolas con su pecho, filtró balones con sentido del espacio; se quitó marcas con elegantes desdobles e incluso con mucha inteligencia provocó el tiro de esquina que luego significó el tercer gol erizo. Me quedó la impresión cuando salí del Morera Soto, que estuvo mucho mejor Juan Ignacio que Carlos Castro, o que Windell Gabriels o que Wardy Alfaro, pero a todos les pusieron la misma calificación.
Y en Liberia igual: este equipo tuvo un motor que lo puso en movimiento el 80% del juego y fue el francés, Michael Gafour. Jacques Remy metió un golazo, el primero, le sirvió en bandeja a Víctor Núñez el segundo y a los dos franceses les pusieron nota seis, lo que obliga a suponer que jugaron igual que Harold Wallace, Michael Umaña o Max Sánchez, bien inoperantes en todo el juego.
Nota corrida de seis para toda la Liga, un 95% de nota seis para la nómina liberiana: curiosa calificación en un partido lleno de sobresaltos y de picos que hacían mucho más difícil esa calificación tan plana, equilibrada y regular. ¡En fin!

[email protected]