Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 4 Agosto, 2008

NOTA DE TANO


Una sola variante táctica que tuvo que ordenar Paulo César Wanchope, del Herediano que le ganó a Brujas y el que perdió ayer con la Liga, fue suficiente para que se le cayera el equipo.
Lesionado y ausente Marvin Angulo, el joven entrenador florense prefirió romper la creatividad de su línea media que fue lo mejor contra los hechiceros y fortalecer su zona de marca. En ese sentido, Félix Montoya fue el que sustituyó a Marvin para unirse en marca a Bismark Acosta y se quedaron huérfanos José Sánchez y Cristian Blanco, quienes a la par de Angulo, hicieron “loco” en el Cuty Monge de Desamparados.
Por si fuera poco el desaguisado, el estratega le ordenó a Sánchez jugar bien abierto por el carril derecho y a Blanco hacer lo propio por el izquierdo, lo que rompió mucho más la zona que fue vital en el gran triunfo de los rojiamarillos ante los hechiceros.
La mejor prueba de que ayer el Herediano no tuvo a nadie construyendo fútbol en el centro de la cancha, fue que Cristian Oviedo, el principal candado manudo, no tuvo a quien marcar. Se topó más con su colega de posición Montoya, que con algún futbolista pensante, escondidos estos por su propio técnico en las esquinas. Incluso, el taponazo de Oviedo que significó el tercer gol erizo, lo encuentra destapado y solo en mitad de territorio ofensivo manudo, sin obstáculos por delante.
Herediano empezó a romperse tácticamente por ahí, en el instante en que Paulo decide que a Angulo (hizo mucha falta ayer), lo sustituiría Montoya y no, por ejemplo, Jafet u otro jugador (el mismo Cunninghan) con vocación de ataque.
No deja de ser curioso repasar que jugando como visita ante Brujas, el Herediano forma con un medio de marca y tres de apoyo y ayer en casa, con dos de marca y dos de apoyo y además, muy abiertos.
Ahora, no fue solo por eso que perdió el Herediano, la verdad que se topó con un Alajuelense muy bien parado, muy ordenado en todas sus líneas, un equipo rápido y con ganas que retrató apenas en su primera presentación en el campeonato, el profesionalismo de su nuevo timonel, Marcelo Herrera. A la Liga se le notó el trabajo serio de pretemporada de su técnico, que fue el gran vencedor de la jornada.
El argentino plantó un 4-4-2 elástico por el carril defensivo izquierdo, donde Leslie Ramos y Carlos Castro propusieron una novedad táctica interesantísima; Oviedo y Ariel Rodríguez jugaron muy juntos mientras Eliseo Quintanilla se paró en pierna equivocada, abierto por la derecha sobre Leo González. En ataque, Gabriels y Solórzano no dejaron de correr, de tapar salidas, dándole dinámica a la acción.
Además y para cerrar, la Liga se encuentra ese par de goles de su capitán Nassar por la misma ruta y cuando Herediano preparaba la rebelión de ataque tras el descuento, el bólido de Cristian Oviedo silencia el escenario. Golpe letal.

[email protected]