Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 20 Junio, 2008

NOTA DE TANO


Les vuelvo a recordar que cuando Hernán Medford inició su trabajo como técnico de la Selección Nacional y se dieron los primeros malos resultados con el consecuente cuestionamiento de la prensa, el presidente de la Federación, Eduardo Li, convocó a un convivio a los jefes de medios deportivos con todo el cuerpo técnico en el Hotel Irazú.
Les recuerdo que este columnista propuso en la agenda que después de cada partido de la Selección, nos reuniéramos en un canal de televisión a repasar el vídeo de cada partido con el cuerpo técnico, para en grupo y sin pelear ni buscar quien tenía la razón, comentar y analizar el desarrollo de los juegos y armonizar las que eran tensas relaciones entre entrenador y periodistas que aún se mantienen.
Estaban presentes Mario Segura, de Canal 7, y Albin Obando, de Repretel, y los dos ofrecieron las instalaciones de los canales para analizar los juegos. Medford, por lo menos ahí en público, no rechazó la sugerencia aunque después no se hizo nada.
Suponemos que Hernán no vio con buenos ojos reunirse a conversar y a analizar con ignorantes del fútbol los partidos del seleccionado y por ahí nos llevamos la Uncaf, la Copa Oro y los fogueos con los dos discursos.
Medford ve siempre un partido diferente al que observan los periodistas.
Ahora en Granada resultó igual.
“La Selección jugó bien”, dice el entrenador.
“La Selección jugó mal”, dicen los periodistas.
Qué interesante hubiera resultado mirar en grupo los partidos para sacar conclusiones.
Digo esto porque sentado al lado del técnico y con el juego de frente, se puede detener el vídeo y comentar ciertas jugadas que muestran claramente que no es bueno el desempeño de la Selección Nacional.
Ya analizamos como Ricardo Harris en cuatro ocasiones y en posición ofensiva, con el balón en su poder, jugó para atrás y la bola, sin que la tocara ningún rival, terminó en zona defensiva en piernas de Junior Díaz.
Mirando el vídeo del juego juntos, el periodista puede hacer la observación, para ver qué opina el entrenador de lo que ambos tienen al frente.
En este mismo partido ante Granada, se ejecutó un tiro de esquina contra el marco de Ricardo González. Todo el equipo granadino subió a rematar, incluyendo sus defensores centrales.
Pues bien, Ricardo atrapa en el aire el “corner” y saca de inmediato con su mano a Randall Azofeifa. El volante, de espaldas al marco de Granada, en lugar de darse vuelta e iniciar un fulminante contraataque, como los que se ven en la Eurocopa, se queda con el balón esperando no sabemos a quién y uno, por la televisión, ve pasar como a siete negritos que rápidamente bajan a retomar sus posiciones defensivas.
Y eso es Costa Rica: cero vértigo, cero transición, cero imaginación, cero desplazamiento. ¿Cómo el técnico dice que no se jugó mal? Lástima que no se puedan analizar juntos los vídeos.

[email protected]