Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 11 Abril, 2008

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Oliver Kahn lo dijo todo.
“He jugado 140 partidos de Copas de Europa, he estado en todas partes: Madrid, Milán, Londres, pero lo de esta noche (ayer) fue increíble. No había vivido algo así en 40 años”, expresó el guardameta titular del Bayern Múnich.


“Jugamos en un estadio donde solo caben 15 mil espectadores y teníamos al frente a un equipo que no tenía nada que perder, que después de cuatro minutos se queda con diez hombres, que luchan 120 minutos como dementes”, agregó.
El Bayern acabó ayer con el sueño europeo del Getafe con un gol de Luca Toni, en el último suspiro de la segunda parte de la prórroga.
Jamás se habló tanto de un partido en la humilde ciudad del sur de Madrid y no era para menos. Solo hace seis años el Getafe se jugaba el ascenso a la segunda división con el Benidorm. Cinco años después, nadie imaginaba que el Bayern Munich, cuádruple campeón de la Copa de Europa, se presentaría en el Coliseum Alfonso Pérez con posibilidades de ser eliminado en cuartos de final de la UEFA por un club tan pequeño.
La hazaña en Múnich donde Getafe empató en la ida, movilizó un país entero, e incluso el rey Juan Carlos se apersonó al estadio a arropar a los hombres de Michael Laudrup.
Partido de infarto, semejante, y guardando las distancias del caso, a los que juega el Cartaginés últimamente en su estadio.
Apenas cuatro minutos y las ilusiones de los locales se vinieron abajo. Le expulsaron a su mejor jugador, Rubén de La Red, seguro fichaje del Real Madrid para la próxima temporada. Quedaba un mundo por delante. Había que apelar a la épica. Esta llegaría en las botas de Cosmín Contra, el héroe de Múnich con su golazo allá del empate.
El rumano se cosió el balón a su zapato, arrancó desde el centro del campo, dejó atrás a todos los alemanes y perforó la meta de Kahn. Getafe va al descanso y gana 1-0.
Aguanta 44 minutos de la segunda parte; la clasificación es suya; Bayern está eliminado, pero aparece el mago francés Ribery y empata el juego 1-1 y la serie.
Viene la prórroga; exhausto y minimizado con un hombre menos, Getafe está dispuesto a aguantar la invasión germana.
El técnico Ottmar Hitzfeld, desesperado, saca al campo la última bala que le quedaba en la recámara. Entra Lukas Podolski y el Bayern suma cuatro delanteros para doblegar al humilde Getafe.
Sin embargo, en una bendita locura, la que puso el mundo al revés, bastó un momento de inspiración del Getafe para marcar dos goles seguidos de Casquero y Braulio en el segundo tiempo de la prórroga y entonces, con el 3-1 la serie pareció definida.
Pero el duelo no había acabado.
A tres minutos del final, el Pato Abbondanzieri tuvo una pifia descomunal y lo venció Luca Toni, quien, en el último suspiro lo volvió a vencer: 3-3, adiós Getafe. ¡Qué locura!
En semifinales Bayern va contra el Zenit ruso, que eliminó al Bayern Leverkusen(1-4, 0-1) y en la otra, la Fiorentina italiana que despachó al PSV Eindhoven (1-1, 2-0), se las verá con el Rangers de Escocia, verdugo del Sporting Lisboa (1-1, 0-2).