Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 4 Abril, 2008

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Estimado Jacques.
“Te escribo para informarte de los últimos acontecimientos del olimpismo en Costa Rica.


En estos días un grupo minoritario y rebelde liderado por una ricachona, se reunió en una oficinilla que se ubica al frente del Instituto del Deporte, ente que es presidido por el hermano del periodista que riega veneno en contra nuestra en un espacio que nadie lee, y en esa reunión nombraron un nuevo Comité Olímpico y me cortaron la jupa.
¡Pobrecillos!
Pusieron una silla con mi nombre, a la espera de que yo asistiera a mi propio entierro y lo más cómico, nombraron una comisión de protocolo que debía recibir a un fiscal del Comité Olímpico Internacional.
Todavía lo están esperando.
Ya vos me habías dicho que del COI no vendría nadie, porque yo soy el único presidente, pero, ni modo, hay que dejar que se ilusionen.
Te cuento que la ricachona y supuestamente mi sucesor, van para Pekín al seminario del COI. Supongo que esa señora le paga el pasaje al otro, que es un limpio, de manera que te adelanto que los vamos a ver por allá, pobrecillos, a la espera de que los recibás en la acera del hotel. Mi querido Jacques, te agradezco la gentileza de que me hayas acreditado como el único representante del olimpismo costarricense en esa cita.
La intervención del Gobierno en el movimiento olímpico es diaria, agresiva, chantajista y clara como el sol.
Te cuento, por ejemplo, que al presidente de la Federación de Ajedrez que está de nuestra parte, la Ministra de Salud le quitó los caballos y ya no puede jugar.
A los pobres tiradores, que están a mi favor, el hermano del periodista les puso una bomba en el polígono y dinamitaron el lugar con la excusa de que van a construir un estadio.
¡Ve qué relajo, Jacques! ¡Ve qué excusas!
Fijate que se acaba de celebrar un Panamericano de racquetbol; los dirigentes de este deporte están con nosotros y en contra del traidor que osa suplirme.
Pues te cuento que como revancha, les negaron las canchas del Country Club que es el de los ricos y los mandaron a jugar a la par de una ferretería que se llama EPA allá por San Pedro. ¡Vieras qué lugarcillo!
Por cierto, no le has contestado nada al presidente Arias de lo que te escribió. La verdad que don Oscar solo firmó la carta, él no sabe nada de deportes; vive a 300 metros del Estadio Nacional y no lo conoce. Esa carta se la escribió un gran amigo suyo, deportista nato que se llama Guido y fue ministro del ramo. Este hombre botó un museo y construyó una cancha de papifútbol, con eso te digo todo.
Bueno, Jacques, un abrazo, nos vemos pronto en Pekín; sigamos en alerta roja y sin bajar los brazos. Recordá que eso de Núñez es un disfraz, el que quiere mi puesto es Osvaldo, el representante del Gobierno y está vuelto loco para lograrlo. Tu siervo, George Nerón”.