Logo La República

Miércoles, 20 de febrero de 2019



COLUMNISTAS


Nos falta planificación estratégica

Gerardo Corrales [email protected] | Jueves 17 enero, 2019


Por esas casualidades de la vida, me tocó en estos días tomar un crucero de la empresa internacional Royal Caribbean por diferentes lugares como Roatán en Honduras; Costa Maya, Cozumel en México y Nassau en Bahamas.

En mi caso en particular, se trató de una embarcación de más de 6.500 pasajeros de todo tipo de nacionalidades, con poder y actitud de compra y una tripulación de más de 2.500 empleados.

A cada lugar que llegábamos a pasar el día, lo que más me llamó la atención fueron los encadenamientos productivos y el impacto en pequeñas y medianas empresas que se establecen alrededor de este clúster del turismo.

Desde servicio de transporte de pasajeros, sea buses, microbuses, taxis, rent a car hasta Uber. Tiendas de artesanías particulares de la zona; músicos, bailes, atracciones, comercios, bares, restaurantes, hoteles, masajes, trenzas de pelo, tours de caballos, buceo y esnórquel; alquiler de equipo deportivo, paseos en yate, parque de mariposas, granjas de crianza de iguanas, serpientes, monos, paseos por senderos, ventas de comidas y bebidas típicas, tours guiados para conocer detalles de la flora y fauna, tours de aventura para canopy, buggys, bicicleta, jet ski y muchas otras atracciones que escapan a mi memoria.

Además, no solo los turistas se van a realizar sus compras, sino que la misma tripulación tiene permiso para atender sus requerimientos en estos lugares.

Junto con lo anterior, me imagino debe existir el servicio de proveeduría para las necesidades del crucero como combustible; limpieza; alimentos frescos; mantenimiento; repuestos, etc.

Al observar la calidad de las instalaciones de estos lugares, así como la belleza de sus atractivos, no pude hacer desaparecer de mi mente la pregunta que tal vez más de uno de ustedes también se hace: Por qué no es posible este tipo de actividad de cruceros en la tan querida y necesitada provincia de Limón, si contamos con las mismas o superiores bellezas naturales, ¿conocimiento y experiencia en el sector turismo y gran potencial para desarrollar estos y otros servicios más?

De acuerdo con las estadísticas del Instituto Costarricense de Estadística y Censos, los últimos datos del desempleo en la zona Huetar Caribe muestran una tasa superior al 25% en los quintiles de ingresos más bajos y según el Índice de Desarrollo Social publicado por el INCAE, el cantón de Limón tiene una calificación de 67,5, en una escala de 100, ubicándose como el sétimo cantón del país con menor desarrollo social.

Siendo así las cosas, dados los ingresos futuros que Japdeva va a recibir por el canon del 7,5% de los ingresos de la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM) estimados en $1 mil millones, no pareciera que la carencia de recursos económicos que hubo en el pasado sea una justificación para no tener esta visión estratégica, pensar en grande y hacer las inversiones correctas para potenciar el impacto multiplicativo de tales montos.

Además, hay una carencia de papeles o títulos valores en el medio financiero nuestro, por lo que es posible estructurar mecanismos de titularización de ingresos futuros (securitization ), como se hizo exitosamente con el Cuerpo de Bomberos, con un ingreso futuro garantizado y necesidades de diversificación de los inversionistas institucionales, a fin de que se pueda desde ya adelantar algún porcentaje de esos recursos y empezar lo más pronto posible a generar estas oportunidades.

Si a esto agregamos el rol del INA, de la Banca para el Desarrollo, de los Bancos del Estado, del Ministerio de Turismo, del Ministerio de Planificación y de otras entidades gubernamentales, lo cierto es que parece que nos hace falta una Planificación y Visión Estratégica así como verdaderos líderes que ejecuten, en esquemas de alianzas público-privadas, para poder competir y lograr que este tipo de compañías internacionales pongan sus ojos en Costa Rica y se convierta en un destino atractivo a considerar.

Claro está que el tema de la seguridad física es condición fundamental para que seamos considerados, pero sin duda se trata de un círculo virtuoso pues cuanto más oportunidades de empleo digno haya, menor desempleo, más ingresos y menor incidencia de crímenes o asaltos en la región.

Pensé dos veces sacar el tiempo para escribir este texto en el vaivén del crucero, pero al final concluí que era mejor hacerlo, aunque esté tocando música para sordos, pues al final lo peor que pueda pasar es que el artículo pase desapercibido y sigamos con la situación de inseguridad, desempleo y desesperanza de dicha región en perjuicio de sus habitantes.

Espero que así no sea y si ya hay iniciativas concretas y coordinadas en la dirección que indico, pues en buena hora para Limón y para todo el país. 




NOTAS ANTERIORES


Breve historia del PIB

Martes 19 febrero, 2019

La contabilidad por partida doble es sin duda uno de los grandes descubrimientos de la humanidad