Enviar
“Nombramiento sin definir”

Alvaro Jenkins, nuevo presidente de la junta directiva del Banco Nacional, asegura que la decisión que se tome sobre la continuidad de William Hayden en la gerencia carecerá de consecuencias

Daniel Chacón
[email protected]

Luego de 12 años al mando en la gerencia del Banco Nacional, la continuidad o no de William Hayden en ese cargo no afectará los planes maestros de la entidad ni su funcionamiento, esto según el presidente de la junta directiva, Alvaro Jenkins.
En cambio, considera prudente analizar otros retos, como medidas para ayudar a las empresas a salir avante, así como resolver las situaciones de impago que pongan en riesgo al empresario y al pequeño deudor.
Ante ese panorama de búsqueda de soluciones integrales, asegura que la entidad no depende de una sola persona para cumplir las metas.

¿Qué lo motivó para asumir la presidencia en este momento?
Creo que fue algo circunstancial. Con la salida de Alvaro García al Banco Central, los compañeros restantes de la junta directiva pensaron en mí como la persona adecuada por sucesión, al estar anteriormente en la vicepresidencia.

¿Cuánto han variado las metas de la entidad a razón de la crisis?
Somos conscientes de que este año debemos ayudar al rescate de empresas, lo cual deriva en una utilidad menor. Las medidas que adoptamos del Plan Escudo y otras readecuaciones en tasas y plazos de crédito significarán unos ¢16 mil millones de ingresos financieros menos.

¿Y la decisión sobre la gerencia?
Es un tema que debemos analizar y reflexionar, no puedo adelantar criterio porque es una decisión que tomaremos los siete directores y comunicaremos oportunamente.

¿Por qué tanta reflexión si los resultados han acompañado a William Hayden al mando de la gerencia?
Es una decisión trascendental, debido a que el nombramiento lo realizaremos para un plazo de seis años. No podemos tomar la decisión a la ligera porque no podemos cambiar de parecer a mitad de camino.

La demora en el nombramiento generaría incertidumbre…
Aquí no hay por qué tener incertidumbre. El banco cuenta con sistemas y gente comprometida que tiene experiencia. Lógicamente si no se reeligiera, habría cambios; pero el banco no es el gerente, ni la junta directiva, es una institución con un equipo de personas profesionales en cuya estructura existe un plan de sucesión por si alguien falta. La decisión se puede tomar para cualquiera de los dos lados sin que esto implique un riesgo para el banco.

¿Comparten la junta directiva y la gerencia el camino a seguir?
La meta es la misma, don William tenía un proyecto cumbre que se ha venido cumpliendo. Lógicamente no esperábamos vernos metidos en este barreal provocado por la contracción económica. Haremos un cambio de marcha pero sin perder el horizonte.

¿Eso qué significa en resultados?
Que este año no lograremos muchas metas planteadas, como crecimientos del 20%. Esto no quiere decir que cuando salgamos de este bache no volveremos al mismo plan.





Ver comentarios