Nobel de Química brilla con luz propia
Enviar
Nobel de Química brilla con luz propia

Estocolmo
EFE

Los científicos estadounidenses Martin Chalfie y Roger Y. Tsien y el japonés Osamu Shimomura comparten el Nobel de Química 2008 por descubrir la proteína verde fluorescente, instrumento clave a la hora de hacer visibles procesos de la biomedicina.
Según destacó la Academia Real Sueca de las Ciencias de Estocolmo, esta proteína observada por primera vez en las medusas se ha convertido en una de las piezas claves de la medicina contemporánea.

Gracias a ella, científicos han logrado hacer visibles procesos antes invisibles, como el desarrollo de células nerviosas en el cerebro o la propagación de las cancerígenas.
Los tres galardonados fueron los primeros en descubrirla, lo que ha llevado a una serie de desarrollos esenciales, como por ejemplo la observación de las células que producen insulina en el páncreas de un embrión, o el deterioro de las células en los pacientes de Alzheimer.
Shimomura logró aislar la proteína en la Aequorea victoria, en las corrientes marinas de las costas de Norteamérica, y descubrió que se vuelve verde bajo el efecto de los rayos ultravioletas.
Chalfie desarrolló sus efectos en la biología a través de posteriores experimentos.
Tsien contribuyó con sus estudios al conocimiento general de los efectos fluorescentes y extendió asimismo la paleta cromática a células de diferentes colores.

Ver comentarios