“No soy un privatizador”
“Creo que el electorado no se tomó el tiempo de conocernos. Hay muchos prejuicios hacia el Movimiento Libertario”, comentó Otto Guevara, candidato rojiblanco. Gerson Vargas/ La República
Enviar

Hay muchos prejuicios hacia el Movimiento Libertario, dice Otto Guevara

“No soy un privatizador”

Modelo de Villalta es “empobrecedor”, aduce candidato

Lleva cuatro elecciones consecutivas y habla con la seguridad y optimismo de quien parece inmune a las derrotas políticas.
Otto Guevara, candidato del Movimiento Libertario, se siente diferente al resto de sus contendientes.
Su modelo, que busca un mayor dinamismo del sector privado, asegura que ha sido malentendido por muchos costarricenses y llevado al extremo.
En entrevista con este medio, el libertario aprovechó para desmentir algunos “mitos” en torno a su figura.

¿Es usted un privatizador?
No, es incorrecta la percepción; yo no soy un privatizador. Realmente solo planteo vender una empresa del Estado, que es Fanal. Hablo de abrir monopolios como Recope, y busco abrir el casi monopolio que hay en el mercado eléctrico. Tengo una posición diferente a la de todos los partidos políticos, se debe caminar aceleradamente a la apertura del mercado eléctrico.

¿Cómo busca cambiar esa percepción ante el electorado que lo señala como un privatizador?
En la campaña pasada me estuvieron señalando por eso, así fue como el comando de Laura Chinchilla me estuvo atacando virulentamente. Para curarnos en salud, hicimos una reforma en nuestro estatuto para que otros no nos definieran. Hablamos de fortalecer la educación y el sistema de salud pública, queremos humanizarlo, eliminar las filas y poner al ser humano en el centro de las políticas públicas. No el ser humano al servicio del Estado, sino el Estado al servicio del ser humano.

Ya van cuatro candidaturas, ¿conoce bien el costarricense a Otto Guevara?
Cada cuatro años ingresa una nueva cantidad de votantes, esos no me conocen. Creo que el electorado no se tomó el tiempo de conocernos. Hay muchos prejuicios hacia el Movimiento Libertario. Fue a partir de la última elección cuando se dieron cuenta lo que queríamos hacer en el país, por eso el partido ha venido madurando e inclusive modificando otras tesis iniciales de cuando yo era diputado.

¿Cuáles son las más grandes mentiras en torno a su figura?
Venden que soy un privatizador, que no tenemos sensibilidad social; otra de las grandes mentiras es que somos de extrema derecha.

Derecha, izquierda, centro... ¿en dónde se colocan ustedes?
Somos un partido liberal moderado. Que me definan qué es extrema derecha. La gente nos dice: “Ustedes quieren hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres”, falso, nosotros queremos hacer más ricos a todos.

¿Con cuál se siente más cercano a sus ideales?
Con Rodolfo Piza. Nos conocemos desde hace muchos años y compartimos muchas ideas.

¿Con quién se siente más lejano?
Con Villalta. Es un estatista, él cree que todo tiene que manejarse dentro del Estado. Le da un rol marginal al sector privado. Representa un modelo ideológico programático que es antagónico con el nuestro. Quiere implantar un modelo cuyos frutos ya conocemos, es cuestión de ver la escasez de productos de Venezuela o la miseria en la que viven los cubanos. Es un modelo que empobrece.

¿En qué se diferencia de los otros candidatos?
En muchas cosas, en especial en la ley de empleo público para aplicar a los nuevos empleados de ese sector.

¿Cuáles instituciones públicas son indispensables en el país?
Obviamente nosotros consideramos que el MEP debe fortalecerse...

Pero ustedes no quieren aumentar la inversión en educación más allá del 7% del PIB...
Lo que queremos es utilizar bien los recursos que hoy existen, queremos conectar a todas las escuelas públicas a banda ancha y dotar a todos los niños de primaria con computadoras desarrolladas por el MIT.

Una vez dijo Rodolfo Piza que ningún cambio radical ha funcionado en el mundo. ¿Ofrece usted un cambio radical?
No. Ofrecemos un cambio, pero no son de esos que se generan de la noche a la mañana, eso es más propio de revoluciones. El cambio nuestro es con liderazgo fuerte,  para comenzar a mover el barco.


Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica



Ver comentarios