“No proponemos una Edad de Piedra, sin comercio, ni inversión”
“En términos generales tenemos un clima de polarización en Costa Rica, que es más profundo de lo que parece”, indica José María Villalta, ex candidato del Frente Amplio. Gerson Vargas/La República
Enviar

Entrevista Especial José María Villalta

“No proponemos una Edad de Piedra, sin comercio, ni inversión”

• Generalizar salarios de sector público es un error, advierte dirigente del Frente Amplio

201508102050530.8.png
El modelo neoliberal de desarrollo dividió al país profundamente, pues la riqueza que generó desde los años 80, se acumuló en unas pocas manos, señala José María Villalta, líder del Frente Amplio. Costa Rica no debe ir hacia una Edad de Piedra, donde no haya inversión extranjera, ni comercio internacional, pero sí se demanda un replanteamiento del modelo económico para que sea más inclusivo.

-¿Está dividida Costa Rica entre dos visiones de desarrollo claramente marcadas?
Ha venido creciendo el descontento con ciertas políticas económicas que se impulsaron en el país desde los años 80 y que no lograron un reparto equitativo de la riqueza, sobre todo en las áreas rurales donde hay más desempleo y pobreza y por eso, hoy tenemos un país dividido.

-¿Se agotó el modelo de desarrollo neoliberal?
No creo que haya alguien que desee que Costa Rica vuelva a la Edad de Piedra y que no haya comercio internacional y que nadie venga a invertir, pero hay que tener claro que un sector de la población está descontento con las desigualdades del modelo económico.
Hoy día tenemos una fractura importante en la sociedad por este modelo, por eso, se requiere un replanteamiento de ese modelo, sin que por ello, haya que volver estrictamente al pasado.

-En este contexto de aplicación del modelo neoliberal, los trabajadores del sector público se han empoderado con una serie de privilegios, generando una especie de lucha de castas, ¿qué opina?
Esa es la imagen que algunos grupos de poder están tratando de imponer, lo cual es muy peligroso, porque en el fondo lo que están diciendo es que los trabajadores del sector público son enemigos del país y obviamente, eso no es así.

-¿Cómo se entiende que haya secretarias, choferes y peones en el ICE, UCR, Japdeva, Racsa y otras instituciones que ganen más de ¢2 millones en algunos casos?
Un gran error de quienes están lanzando esa campaña de desinformación es tratar de generalizar casos aislados. Eso es como que yo dijera que todos los empresarios son explotadores tomando como referencia el caso de una piñera.
Por otra parte, hay que dejar claro que las instituciones donde se dan algunos casos excepcionales, no tienen injerencia en el déficit fiscal como lo han querido señalar.

-¿Deben tener los trabajadores del sector público las mismas condiciones?
Jamás. Pretender que los trabajadores del sector público tengan las mismas condiciones de explotación que se dan en algunas partes del sector privado, es negar los principios de justicia salarial.
No debemos analizar el tema mirando hacia salarios más bajos, sino en un mejor reparto de la riqueza.


-En relación con el pacto FA, PAC y sindicatos. ¿Se hizo ese acuerdo para defender únicamente al sector público?
Esta alianza busca enfrentar algunas reformas regresivas que deteriorarían las condiciones económicas de los trabajadores, pero no vamos a defender privilegios, si hay cosas mal, hay que corregirlas.


-¿Tiene este gobierno rumbo claro?
Le ha costado definir un rumbo y eso se debe a que está atrapado en las promesas de cambio y la presión fortísima de los sectores conservadores que no quieren soltar el poder.
Por otra parte, tiene una fracción débil y enemigos internos. Su mayor acierto fue levantar el veto a la reforma procesal laboral, mientras que su yerro más marcado es no tener una comunicación fluida con el Congreso.


-¿Cómo se entiende que el PAC, que renegó del FA en campaña, ahora suscriba pactos con sindicatos y con ustedes, además de hacer coaliciones para las elecciones de alcalde?
No lo entiendo la verdad. Mi única explicación es que hay varios PAC.

-¿Qué opina de Ottón Solís?
Es un político con profunda inhabilidad para conversar con cualquier sector. Es un intolerante y un autoritario que puede fusilarlo a uno, solo porque no se coincide con él.

-¿Cuáles son las expectativas del FA en las elecciones de alcalde?
Queremos tener presencia en todos los municipios del país y ganar algunas alcaldías para demostrar que el FA puede gobernar para mejorar las condiciones del pueblo y darle mayor participación ciudadana a la gente. Un partido emergente que no ha gobernado, tiene que demostrar eso y en nuestro caso, ahuyentar los discursos apocalípticos que algunos promueven en nuestra contra.


-¿Cree usted que el PLN se derrumbará en estas elecciones de alcalde?
Habrá una reducción eso sí es claro, pero no creo que se derrumbe.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios