Enviar
“No pienso decepcionarlos”
Hanna Gabriels lista para su cita con la gloria

Luis Rojas
[email protected]

La emoción le llegó a los ojos, y las lágrimas anunciaron que la campeona hacía un paréntesis en su ardua preparación, para darle paso al sentimiento. “Y es que costó mucho llegar hasta aquí y entonces si una ve hacia atrás y piensa en todo lo que hemos pasado…”, explicó, minutos después, la boxeadora costarricense Hanna Gabriels, ayer, durante su despedida. La tica viaja a Nicaragua donde el próximo sábado se enfrentará a la pugilista argentina Gabriela Zapata, en una velada por el título mundial wélter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).
“He pasado muchas cosas como atleta para llegar a esto y me emociona saber que estoy tan cerca”, expresó la joven.
De la rival saben poco. Zapata tiene nueve peleas ganadas, cinco por nocaut, y también cuatro derrotas; es un poco más baja que la tica, que la supera en alcance, y cumple con el perfil de las boxeadoras argentinas que son fajadoras, entradoras y luchadoras hasta el final.
Consultada sobre su mejoría dentro del ring, luego de aquella Gabriels que lanzaba muchos golpes y que pretendía terminar sus peleas en segundos, Hanna nos
contestó que “hemos trabajado en eso, ya no soy la misma boxeadora de aquel tiempo. Es parte del proceso, porque yo nunca tuve una carrera amateur”.
Hanna tiene nueve peleas realizadas, nueve ganadas y un empate y todavía no piensa en conocer el significado de la palabra derrota. Su preparación dentro del cuadrilátero la ha venido realizando con hombres. “Trabajamos duro, ya ellos no me ven como mujer y les he dado la talla”.
Para Hanna este mundial será el primer paso para seguir creciendo, porque aquella joven que trabajaba en un call center y le robaba minutos al sueño para poder entrenar, es otra. “Mi vida ha cambiado para mejorar, me siento bendecida por la oportunidad que Dios me ha dado de poder hacer lo que me gusta”, dijo la boxeadora de 27 años de edad.
De ganar Gabriels, quien es patrocinada por el Gran Bingo Multicolor, se convertiría en la primera boxeadora de nuestro país en ganar un título mundial.
Aunque la gente más cercana a ella ya la siente campeona, ella no se deja seducir “está bien que me tengan confianza, pero la que no puede perder la perspectiva de que primero tengo que pelear y ganar, soy yo, y a eso vamos”.


Lo dice su padre


Leslie Gabriels, padre y entrenador de Hanna, piensa que:
“Ella está bien preparada, siempre ha sido una atleta de alto rendimiento. Ha sudado corriendo, entrenando, sufriendo…”
“De la rival sabemos que es muy combativa, ganó su última pelea el 11 de noviembre. Dicen que es fuerte”.
“Ella ha pulido su estilo. Lo que pasa es que cuando se tiene experiencia boxística las cosas son más fáciles, pero si no, los primeros años cuesta mucho manejar la respiración y el cuerpo no está acostumbrado contra altos niveles”.
“Hanna tiene tres años de boxear y en ese tiempo ha evolucionado muchísimo, pero debemos tener cuidado, porque no deja de ser novata”.
“Hanna debe y puede ganar, pero hay que pasar la prueba. No conoce la derrota, y no será en esta ocasión que la aprenda. Ella es de lo mejor que hay en el boxeo mundial, porque cuando alcance la experiencia de las que hoy están en la cúspide será igual o mejor que ellas”.
“Ella tiene la imagen ganadora, estilo, potencia y compromiso con el entrenamiento hasta el final, primero es boxeadora antes que cualquier cosa”.
Ver comentarios