Enviar

Debemos actuar más respecto a la necesidad de erradicar todos aquellos patrones culturales en los cuales se asienta la exclusión de la mujer

No más violencia contra la mujer

El sacrificio cruento de las hermanas Mirabal (Patricia, Minerva y María Teresa), ocurrido hace 50 años en República Dominicana, da lugar a que cada 25 de noviembre se dedique a crear conciencia sobre la urgencia de erradicar la violencia contra las féminas.
En Costa Rica, pese a que esta conmemoración recibe gran despliegue, las agresiones y femicidios continúan, lo que nos obliga a replantear hasta qué punto se han logrado avances en esta materia.
Así, mientras que en 2007 hubo en el país 16 femicidios, al año siguiente la cantidad se disparó a 38, en 2009 llegó a 39; este año, hasta octubre la cifra alcanza 36.
Pero dejando aparte la cantidad de fallecimientos y sus variaciones, es urgente denunciar que este tipo de violencia se manifiesta también en múltiples formas de exclusión social que impactan de manera especial a este sector de la población.
La mujer es víctima constante de métodos que le impiden disfrutar a plenitud de sus derechos humanos; padece violencia intrafamiliar, acoso sexual y laboral.
La fuerza laboral femenina enfrenta limitaciones en el acceso al trabajo mediante la exigencia de pruebas de embarazo, en el salario, en el incumplimiento de los derechos que la legislación le reconoce.
La trabajadora es frecuentemente objeto de descalificación en su capacidad profesional; debe enfrentar innumerables sabotajes, no importa si su ocupación está entre las más humildes o las de mayor liderazgo.
La mujer sufre violencia cuando se pretende hacerla invisible y acallarla, cuando se le veda el derecho a decidir sobre su propio cuerpo o negándole información sobre su vida sexual y reproductiva.
Paradójicamente, la mujer ha contribuido arduamente a la construcción de este país, y no desde un papel secundario sino notoriamente ejecutivo, como los casos de Francisca Carrasco, María Isabel Carvajal, Angela Acuña, Emma Gamboa, Luisa González, Hilda Chen, Carmen Naranjo, Thelma Curling, Elizabeth Odio, Margarita Penón, entre un sinfín de figuras femeninas que demuestran entereza en momentos críticos de nuestra historia.
A partir de este día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer debemos actuar más respecto a la necesidad de erradicar todos aquellos patrones culturales, en los cuales se asienta la exclusión del género femenino.
La violencia contra la mujer no podrá ser erradicada efectivamente en tanto que no se reconozca su derecho a la igualdad, sin diferencias de ninguna naturaleza.
Ver comentarios